Entradas

Los burpees, cada vez más de moda

Tengo un entrenador que está realmente obsesionado con los burpees. Cada vez que entreno con él me los pide con diferentes variaciones pero haciendo de ellos un eje central en mi rutina. Os aseguro que cuestan bastante pero, al mismo tiempo, os puedo prometer que son un ejercicio supercompleto, típico del crosfit, que ayuda a quemar grasa y calorías y que trabaja, en global, toda la musculatura, aumentando nuestra fuerza y la resistencia muscular y sin necesitar, además, ningún material concreto para practicarlos.

Ahora bien. ¿Cómo se hacen los burpees? Bueno, os cuento cómo al menos lo hago yo porque pienso que puede serviros como guía. La cosa es que te tiras al suelo para hacer una flexión –tocando el suelo con el pecho- y, una vez la has hecho, te incorporas hacia atrás para hacer una sentadilla. Desde ahí saltas en vertical y con los brazos estirados das una palmada y vuelves a realizar lo mismo (te echas en el suelo para una flexión, etc.).

img1559

Claro que, como os digo, hay niveles diferentes aunque lo ideal sería empezar con un número bajo de repeticiones y, a partir de ahí, ir subiendo y aumentando la rapidez. Tened en cuenta que intervienen brazos, pectorales, cuádriceps, gemelos, abdomen y glúteos, incidiendo tanto en la parte superior del cuerpo como en la inferior. Y ahora concreto por puntos:

  1. Dicen que los burpees queman entre un 40 y un 60 por ciento más que un ejercicio habitual y que, al acelerar el metabolismo, gasta calorías hasta incluso después de terminarlos.
  2. Al tocar tantas partes del cuerpo equilibra y no necesitamos nada más para compensar.
  3. Se mejora la capacidad anaeróbica.
  4. Se aumenta la coordinación.

burpee

Por todo ello es normal que estén de moda y que se incorporen opciones alternativas como la que lleva una plancha. Haced diez o doce repeticiones y, desde ahí, aumentad, descansando 40 segundos o un minuto, como mucho, entre serie y serie. Es lo que os puedo decir. Cansan mucho y, durante el tiempo de ejecución, la intensidad os resultará un infierno pero todo lo que empieza, termina. Así que… ¡a por ello!

Las mejores rebajas

Nunca he entendido muy bien por qué cuando empiezan las rebajas sale todo el mundo pitando a por lo que sea cuando, en realidad, al principio lo que se quita del precio no es tanto. Además, últimamente a las tiendas les ha dado por rebajar prendas de otras temporadas y aguantan todo lo que pueden lo nuevo para que sigamos gastando más y ellas, cómo no, ganen más.
A mí lo que de veras me gustan son estos últimos días en los que ya, con tal de quitarse de en medio lo que queda, lo dejan tiradísimo de precio. Claro que se corre el riesgo evidente de que hay menos de todo pero, ¿qué más da? Tampoco es que de una temporada a otra se traigan unas novedades escandalosas (por lo menos, lo que he estado mirando hoy, salvo una línea de extragrande en camisas, camisetas y sudaderas, es más de lo mismo). Lo importante es que, por poco, hayamos conseguido algo que merezca la pena y que, si no lo usamos para ahora (que aún queda verano), lo guardemos para el que viene.
Yo esta tarde me he ido por el centro de Sevilla y os digo que en Zara y en Berska apenas tienen nada y lo que tienen, como que regu, regu… En Berska precisamente me he comprado una camiseta de tirantes (la que llevo en la imagen) que me ha costado cuatro euros y que me ha parecido mona (tampoco para tirar cohetes).
Luego he estado en negocios de decoración, que me encantan, y he terminado mi paseo en el sitio que más está aguantando en ofertas: Springfield. No es que me apasione tampoco pero reconozco que sus zapatos/botines me llaman la atención y que he terminado “picando” con unos negros que me han parecido muy originales y que están bien para vestir y de sport (por quince euros). Total, todo sea por salir y echar el rato que siempre está muy bien porque te encuentras gente conocida y te puedes echar fotos monas en los probadores…

IMG_20150818_220908[1]

IMG_20150818_215830[1]

Mi barba tiene tres pelos…

Pero vamos, literalmente. De hecho, en los laterales de la cara apenas tengo vello. Lo único que me ha quedado es una perilla bien pronunciada que, según dicen, me queda bastante bien. A mí me gusta más cómo da en las fotos que cómo es en la realidad pero, bueno… Además, mientras que en la cabeza no tengo canas, en la barba se me han concentrado todas con lo que, para más INRI, me hace sentir mayor. Interesante, pero mayor de lo que mi cuerpo me pide.
Ése es uno de los inconvenientes que encuentro en las barbas, que tan de moda están: que envejecen a la gente y, en cierta manera, pueden dar aspecto hasta de suciedad o de dejadez. Como siempre, todo depende de la persona porque el rey Felipe, por ejemplo, está muy interesante con barba. Y el otro día vi a Agustín Bravo en la Starlite y también estaba fenomenal. Supongo que a los maduritos les da un aire atractivo pero, para un joven, a mí por lo menos, no es el “look” que más me agrada.

estilos-barbas-2
Tampoco lo de las barbas es tan nuevo porque, desde Jesucristo a los años setenta (donde el movimiento “hippy” las convirtió en uno de sus “santos y señas”), ¿cuántas no se han visto por ahí? El caso es cambiar aunque hoy día se cambia tanto que no te da tiempo de acostumbrarte a algo cuando ya hay otra cosa nueva. Es más, las temporadas, que antes iban por estaciones, ahora se han acortado para que quepan dos en los meses correspondientes a primavera, verano, otoño o invierno.

Lo que sí me hace gracia porque entre los gays se ha impuesto lo de la barba como si eso hiciera más hombre al que la lleva cuando en realidad la masculinidad es algo que va mucho más allá de eso. ¡Ay! ¡Qué de conceptos equivocados nos rodean! Pensamos que somos libres (o, al menos, anhelamos esa libertad), y estamos tan presos del mercado de consumo que, al final, solo somos un número más…
De todos modos, como librarse de eso es muy complicado, si apostáis por una barba, que esté cuidadita y saneada. Podéis alternar varios días sin afeitar con otros afeitados o, si os dais maña, recortar el contorno cada poco (para mí es todo un arte esto). Pero, lo primero de todo, que ésta sea una decisión que a vosotros os convenza (no porque los amigos la lleven o porque Beckham se la deje). A veces el éxito está en la diferencia porque lo otro llega un momento en que aburre.

IMG_20150815_213941[1]

El poder del “extra largo” y el degradado

Como sabréis, las prendas “apretadas”, están “de capa caída”. Sobre todo en la parte superior del cuerpo, pudiendo combinar la prenda que elijamos con unos pantalones “pitillo”, por ejemplo. Pero eso de “marcar cuerpo” de la cabeza a los pies, como que no.
Así que, aunque nos “machaquemos” en los gimnasios, mejor insinuar que dejarlo todo tan evidente algo que, a mí en concreto, me encanta porque me lleva a pensar que lo mismo el siguiente paso es seguir el sabio consejo de “La bella y la bestia” y mirar el interior antes que la fachada (sé que soy un iluso pero también de ilusiones se vive).
Bueno, el caso es que en estas rebajas me he hecho con unas cuantas camisetas de tirantes supercómodas y con un punto “chic” como ésta que hoy os enseño de ZARA y que lo mismo la puede usar alguien más clásico que un chico más alternativo (de hecho, a mi amigo Jerónimo, que es bastante “pijillo”, le encanta y, hace poco, se la vi puesta en mi calle a un chaval de veintitantos).
Para mí es ideal por varias razones. Primero, porque el tejido tiene una mezcla de polyester y lino que ya de por sí la hace distinta al tacto. Luego, el corte es largo y cómodo y la sisa es abierta pero no hasta la cintura. Por último, el degradado de color combina mis dos tonos favoritos: al azul y el blanco, yendo del primero abajo al segundo a partir del tronco. Por si fuera poco, cuando uno se pone morenito –y ésta es la época-, pocos colores favorecen tanto como el blanco (que, encima, es tonalidad de temporada). ¡Ah! Y a vosotras tampoco creo que os quedase nada mal porque está en el punto justo entre lo masculino y lo femenino.
Hay quien opina que la camiseta de tirantes como que está prohibida, que son “canis” y que son inapropiadas hasta para estar en casa pero para mí son casi imprescindibles (no así la interior, que no me atrae nada, nada, nada), en especial en verano. ¿Qué os parece a vosotros?

IMG_20150811_220247[1]