La biotina, una vitamina recomendable

Si habéis leído mi libro, “Hombres sin complejos”, sabréis que uno de los problemas que más quebraderos nos da a los chicos es la caída del cabello (si no lo habéis leído creo que también lo tendréis claro, jajaja). Perder pelo es horrible, sobre todo cuando eres más joven y te ves con cuatro pelos porque, aunque haya calvos estupendos, sin cabellera uno está mayor y menos más favorecido (en general).

Yo acudí hace unos años al microinjerto y, la verdad, no puedo estar más contento. Me ha devuelto juventud, autoestima y, por qué no decirlo, me siento más guapo que nunca. Pero aparte de esta intervención quirúrgica, hay maneras de cuidar el pelo y evitar su caída, como tomar finasteride o ponerse como loción minoxidil (ya os hablaré de ello) o tomar suplementos como la biotina en packs como el que ha lanzado Prisma Natural llamado “Hair 3.0 Plus”.

hair3_0-plus-estuche-y-stick-conjunto-1-1

Son unos sobres de monodosis supercómodos de tomar que, en ayunas, tienen muchísimos efectos beneficiosos también en las uñas e incluso en la dermatitis seborreica. Y os explico: La biotina es una vitamina hidrosoluble esencial en la metabolización de carbohidratos y su conversión en energía y en el desdoblamiento de grasas y proteínas. En general, si enumeramos sus ventajas, podríamos resumirlas en éstas:

 

  • Cabello más saludable, fuerte… Previene su caída y las canas y promueve su crecimiento.
  • Hidrata la piel y evita los excesos de pigmentación en el rostro, combatiendo manchas.
  • Repara uñas quebradizas y favorece su crecimiento.
  • Refuerza la resistencia de la piel al sol y previene la dermatitis seborreica.

 

En alimentos naturales está en el hígado, la yema del huego, los riñones, las levaduras y los cacahuetes pero, más allá, está lo que os cuento de Prisma Natural que, además, tiene un sabor agradable. También os cuento que es hidrosoluble, con lo que, por la orina o el sudor, la eliminaremos muy rápidamente (siendo difícil sobredosificarnos).

Lo que sí parece que no funciona demasiado es en los champús con lo que, en este sentido, tened precaución porque, de lo que he consultado, no se es muy favorable a este uso (a pesar de que, hace un tiempo, se popularizaron los champús con biotina como milagro al alcance de todos los bolsillos). Antes de confiar, mirad con siete ojos. Por si acaso.

tratamientos-para-el-pelo

Relax del cuerpo… y de la mente

Me encantan los “spas”. Lo digo en mi libro, “Estoy como nunca”, y lo demuestro yendo siempre que puedo a uno que tenemos en Sevilla y que es, posiblemente, el más bonito de los que conozco: Aire de Sevilla. Allí, mi amiga María –que me trata fenomenal cada vez que la llamo-, me preparó el viernes por la noche una experiencia inolvidable que comenzó a las doce de la madrugada y que, durante dos horas, me tuvo desconectado de todo y de todos.

Situadas en la calle Aire, estas termas están en un antiguo palacio que se ha reformado aún más recientemente (ya tuvo una reconstrucción cuando lo abrieron, hace unos años) y donde cuentan con un personal no solo profesional cien por cien sino tan agradable que dan ganas de llevárselos a casa. Por eso desde que uno llega se encuentra tan a gusto que no puedes sino repetir una y otra vez. Además, como de continuo introducen novedades en la oferta a los clientes, nunca es el mismo recorrido ni los mismos tratamientos.

Lo que no cambia es la impresión que te da cuando te suben a la terraza, al jacuzzi exterior que tienen justo enfrente de la Giralda y donde, de noche, ¡imaginaros el panorama! Además suelen ponerte tus brochetitas de frutas, tus copitas de cava y tus bombones para que, vayas con quien vayas, el romanticismo brote por los poros de la piel (con lo que, si queréis sorprender a vuestra pareja, ¡no dejéis de probarlo!).

img_0338-2

Antes estuve probando las piscinas de agua templada, caliente y fría y, justo después, entré en una sala donde, con mi acompañante, nos estaban esperando dos chicas superamables que primero nos exfoliaron la piel de todo el cuerpo durante veinte minutos por lo menos y luego nos dieron un masaje de cuarenta y cinco minutos que nos dejó listos para irnos a la cama.

Así que, entre las agradable fragancias de cada sala, la media luz, las voces susurradas, la música zen y los efectos de todo lo que os cuento, uno sale como nuevo, con una piel bonita, bonita y, lo mejor, con la mente en paz, lista para volver a la vorágine del día a día. Un lujo que, periódicamente, hay que darse.

image_3783

Ejercitando los músculos de la cara

Con el entrenamiento deportivo, del esfuerzo que hacemos al levantar pesas o en las diferentes rutinas cardiovasculares que existen, la cara tiende a cambiar y, con el tiempo, a angularse, marcándose más la mandíbula y, sin necesidad de quitarnos las bolas de bichat, afilándose el rostro.

Yo lo he notado mucho en esta última etapa, en la que he perdido tanta grasa y la he convertido en masa muscular, hasta tal punto que mucha, mucha gente (incluso amigos que hacía tiempo que no veía), cuando me he reencontrado con ella, hasta le ha costado trabajo reconocerme.

Pero más allá hay ejercicios que inciden expresamente en la cara para retrasar el envejecimiento tonificando la piel y dando un mejor color a nuestro cutis. Para ello proponeros al menos tres veces por semana esta “tabla” que, mirándoos al espejo, proporcionarán unos resultados que seguro en breve os sorprenderán. Si a esto le añadís un buen descanso y una buena alimentación… ¡el éxito está garantizado! Además, es muy, muy sencillo. Solo necesitamos, como siempre os digo, fuerza de voluntad y constancia…

¡¡¡¡Empezamos…!!!!!

Se_incrementan_cirugías_plásticas_en_hombres

  1. Decid las vocales abriendo mucho la boca al decir cada una de las letras y sosteniendo el sonido durante unos cinco segundos.
  2. Sellad los labios y llenad la boca de aire estirando y tensando los músculos.
  3. Abrir la boca todo lo que podáis y cerradla todo lo fuerte que también podáis.
  4. Invertid la sonrisa con los labios unidos, algo que repercutirá en los músculos faciales y del cuello, previniendo y reduciendo la papada.
  5. Poned los dedos desde las comisuras labiales hacia afuera, presionando suavemente y, en ese momento, intentad dar un beso (mejora labios y mejillas).
  6. IMPORTANTE: Colocad los dedos sobre las cejas presionando para que no podáis fruncir el ceño y cerrar los ojos. Intentad fruncir el ceño (no debéis lograrlo) y subir las cejas oponiendo resistencia con los dedos (mejora frente y ojos).
  7. Para el contorno de ojos, simulad la forma de unas gafas con los dedos índices y pulgares alrededor y tensad la piel de la zona arriba y abajo. Parpadead unas 20 veces mientras mantenéis la tensión (debéis sentir la presión de los dedos dificultando el parpadeo).

Y recordad que mientras más os riais, más felices seáis, menos os estreséis, mejor aspecto tendréis. ¡Lo de fuera no es sino un reflejo de lo de dentro!

Man holding portrait of older version of himself

Beneficios del ácido hialurónico

Hace bastante que no os hablo de nada de belleza pero, como el sol nos va a castigar durante unos meses la piel bastante más que en invierno, quería hoy pararme un ratito en un producto del que últimamente me han regalado una muestra que, directamente, me ha enamorado: el ácido hialurónico. Claro que conocía este ácido pero no este producto en concreto que lo tiene en una concentración del 93 por ciento, con lo que casi podríamos decir que es ácido hialurónico puro. Así, en el momento en el que me lo puse, la piel se me iluminó de una manera asombrosa.

Por lo visto este ácido está presente en nuestro cuerpo pero, con los años, se va perdiendo hasta tal punto que, cuando llegamos a los cincuenta, solo nos queda la mitad de lo que teníamos. Y aunque las pastillas y cápsulas dicen que no funcionan tanto como prometen, yo lo estoy usando en polvo en un bote que lo mezcla con colágeno y magnesio y, la verdad, los resultados los estoy notando mucho en las articulaciones y en la luminosidad del cutis.

Entre sus propiedades se encuentra la propiedad de retener agua en un porcentaje que equivale a mil veces su peso, con lo que supone un excelente hidratante y reconstituyente para la piel. Por eso muchas cremas y geles lo tienen como principio activo más destacado y por eso también se usa para cicatrizar heridas (por su capacidad regeneradora), en clínicas de fertilidad (por ser fundamental para células próximas al óvulo), o pinchado en clínicas estéticas bajo arrugas o pliegues de la piel (en especial en las zonas de las comisuras de los labios, las patas de gallo y las arrugas de la frente, en el pelo y en la nariz, glúteos o labios, que se rellenan con él).

¿De dónde se obtiene? Pues, ¡agarraros!, de las crestas de los gallos, del cordón umbilical y la aleta de tiburón y de las articulaciones del ganado vacuno y las vísceras de diversos animales marinos. Esa es la parte menos agradable. La más, que no tiene efectos secundarios y que, sus efectos, son, como os digo, maravillosos… ¡Haced la prueba!

chico-dándose-crema

Aloe, un “amigo” que interesa

La verdad es que nunca me han gustado mucho los “aftershaves”. No sé. Me parece que huelen demasiado fuerte. Además, hace años empecé a utilizar el Aloe Vera después de afeitarme y, desde entonces, no lo he dejado. Su demostrada acción cicatrizante y regeneradora me parece el complemento ideal para conseguir una piel ideal justo después de pasar la cuchilla por ella. De hecho, ya aparte de la barba, suelo aprovecharlo para untarme un poco por el resto de la cara porque me gusta la sensación de hidratación que provoca.

Usado por los sumarios desde dos mil años antes de Cristo (que se sepa como referencia más antigua), sus propiedades son muchas y muy buenas. Es, como os digo, ideal para cicatrices, para hacer crecer los tejidos, antiinflamatorio y sirve hasta para combatir la fiebre. ¡Ah! Y no puedo olvidarme que una de las aplicaciones suyas que mejor funcionan es la que se realiza sobre las quemaduras con lo que, si sufrís alguna –y podéis-, no dejéis de emplear enseguida una capa generosa de producto sobre la zona a tratar.

¿Cuál es la mejor marca? La planta en sí misma, fuera de artificios químicos y otro tipo de manipulaciones. Yo, por ejemplo, tengo varias en la terraza y, si lo necesito, le corto un trocito y, directamente, abro la hoja y cojo ese gel transparente que tiene dentro y me lo pongo. ¿Que no hay esta opción? Siempre nos quedará cualquier bote de la farmacia o parafarmacia, eso sí, con la concentración de Aloe más alta que encontréis (al 99 por cien o, mejor todavía, al 100 por cien).

En lo que me surgen muchas más dudas es en relación a la moda de poner Aloe en todo: bebidas, comidas o yogures pues, como mucho, sus beneficios pueden revertir en una mejor digestión pero no más. Además, el Aloe Vera pierde bastantes de sus excelencias al poco de cortarse la ramita (salvo algunos laboratorios que han logrado estabilizar la materia prima original).

Conocido como la “planta de la inmortalidad” (dicen que a Jesús se le embalsamó con una mezcla de mirra y Aloe), estamos ante un pequeño milagro de la Naturaleza que nunca está de más tener cerquita. Mientras mejores sean nuestros “amigos”, mejores seremos (y estaremos) nosotros.

Aloe-Vera-Oil-Extract

 

PRESENTACIÓN Y FIRMA DEL LIBRO “¡HOMBRES SIN COMPLEJOS!”

Hoy a eso de las 19:30 en la caseta de la editorial Almuzara de la Plaza Nueva, donde se ubica La Feria del Libro. Ahí Estaré firmando mi tercer libro “¡Hombres sin complejos!”, texto donde, basándome en mis testimonios, explico cómo estar sano por fuera y por dentro a través de una serie de consejos para llevar una vida saludable y equilibrada como hombres de hoy en día, quitándose los complejos y siendo felices en plenitud. ¡Imprescindible!

,

El mito de los “quemagrasas”

¡Hola! He vuelto a despistarme un poquito del blog… ¡Perdón! El libro que publicaré a finales de abril-principios de mayo me ha tenido muy ocupado pero… aquí estoy de nuevo muy interesado en hablaros de los famosos “quemagrasas” (en inglés, “fat burners”) que tan de moda se han puesto de un tiempo a esta parte. Y es que el otro día fui a la farmacia y me ofrecieron dos botes de unas pastillas que, supuestamente, acaban con la grasa corporal y, como estoy en un momento de mayor definición, casi que caigo en la trampa…
Porque realmente lo de los “quemagrasas” es un timo de tomo y lomo. O si no, ¿por qué hay famosos para los que la imagen es importante que tienen kilos de más? Como sabéis he sido gordito en alguna etapa de mi vida y, claro, ¿qué quiere un gordito? Perder peso sin esfuerzo, que es lo que estos productos nos prometen. Lo que pasa es que, sin esfuerzo –aunque sea duro aceptarlo-, no se consigue nada. Como máximo podemos tener un golpe de suerte pero, si no sabemos aprovecharlo y sacarle rendimiento –lo que también requiere esfuerzo-, se quedará ahí.
Así que, tanto las pastillas como las cremas que arrastran las grasas, es casi dinero tirado. Sí hay productos como la L-Carnitina o el Piconilato de Cromo que pueden elevar la temperatura corporal y ayudarnos a movilizarlas pero, eso imprescindible, si los acompañamos de una buena alimentación y… ¡ejercicio! No hay otra. Y en cuanto a las cremas, pensad que es probable que os hagan sentir un poco de calor o frío pero que para derretir la grasa tendrían que aumentar la temperatura del cuerpo varios grados con lo que… ¡nos fundirían como en una hoguera! Claro que, como todo se publicita tan bien –y hay tantos millones de euros que circulan alrededor de este mercado de ilusiones-, nadie nos lo dice claro (o no lo queremos escuchar).
Por supuesto que existen alimentos (en otro post os hablaré de ellos) que contribuyen a eliminar grasas pero lo demás son “cuentos de pan y pimiento que nunca se acaban”. ¿Quieres que te lo cuente otra vez? ¡Disciplina y mano dura! ¡Eso sí que no falla!

suplementos-quemagrasas

,

Hidratarse, una muy saludable costumbre

Hay determinadas advertencias que, por mucho que nos las hagan, nunca están de más porque no terminamos de seguirlas. La conveniencia de estar hidratados es una de ellas. No me refiero, claro está, a las cremas (que también son importantes) sino, sobre todo, a que el organismo (piel, músculos, órganos vitales) reciba la hidratación adecuada la cual, en este caso, se consigue, sobre todo, con el consumo de agua.
No es ningún secreto que somos un 75 por ciento de agua, con lo que necesitamos que nuestro cuerpo reciba este líquido de forma constante puesto que, con la actividad diaria, se pierde (mientras más hagamos, más se perderá) y, aunque bebamos cualquier producto que la tenga –o tomemos alimentos que también la tienen-, nada es comparable a la pureza del agua sin más ni más.
Con el agua lograremos que nuestros riñones funcionen bien y eliminen de forma continua toxinas y tendremos también un hígado mucho más sano, y un tono muscular mucho más elástico. Más allá, la conexión entre la piel y la hidratación es tan directa que una persona que tome agua de forma habitual presenta un cutis mucho más saneado, más luminoso, más radiante que otra que no sea tan constante en este sentido. ¿Solo el agua vale para hidratar? Básicamente, sí. Aunque existe otra bebida “mágica” como es el té y, en concreto, el té verde, cuyas propiedades antioxidantes son infalibles e indiscutibles.
Luego, en cuanto a la cantidad de lo que tenemos que beber, hay voces distintas. Están los que hablan de dos litros al día (la mayoría de expertos opinan así), y los que, ya exagerando, elevan esta medida a los cuatro litros (o más) diarios (supongo que, como ningún extremo es bueno, tampoco debe serlo aquí). Eso sí, conforme avance el día (y lleguemos a la tarde), es mejor evitarla si no queremos pasar toda la noche de la cama al servicio y viceversa.
Resumiendo: si tenéis la costumbre de beber agua, mantenedla y, si no, ir convirtiéndolo, poco a poco, en parte de vuestra rutina. ¡Lo notaréis enseguida!

 

Pouring water from bottle into glass on blue background

Pouring water from bottle into glass on blue background

Cuidarse no tiene edad

Tengo que confesaros que me MOLESTA mucho cuando alguien dice: “¡Qué bien estás… para la edad que tienes!”. Porque o se está bien… o no. Y luego vienen los 30, los 40 o los que sean… Es como si a un escultor se le juzga la calidad de su obra en función de los años que él tenga. O nos gusta, o no nos gusta el resultado (me encanta la comparación porque yo pienso que uno termina “construyendo” la cara y el físico que, por su trayectoria, merece, convirtiéndonos en “escultores” de nuestro propio físico).

En mi caso reconozco que, a día de hoy, “estoy como nunca”, eso sí, pasando siempre que puedo por manos profesionales que, a nivel estético, saneen mi piel (y más después del verano, cuando nos castigamos tanto el cutis). Os contaba que he pasado el fin de semana en Madrid, donde mi querida amiga Mamen me recomendó acudir al centro de belleza TACHA. Allí, Natalia de la Vega ofrece unos exclusivos tratamientos a todo tipo de clientas entre las que se encuentran vips como Edurne, Paula Echevarría o Maribel Verdú, con la que coincidí tomándome un té en el jardín (sí… ¡un lujazo!).

tacha-paula-echevarria

Gracias a Virginia, la relaciones públicas de la empresa, un coche me recogió en el hotel y me llevó directamente a las manos de Alexia, la chica que me aplicó un tratamiento facial basado en la tecnología LPG + oxígeno que quiero compartir con vosotros para que sepáis qué ocurre en este tipo de citas.

Lo primero que hizo Alex fue limpiarme la cara y, a partir de ahí, tonificarla con Hydrating Mist (tónico rico en ácido hialurónico + lavanda). De seguido me realizó un “peeling” de enzimas y cítricos que suele oscilar entre los 5 y los 10 minutos (el mío fue de 7). Posteriormente un segundo “peeling” con ácido glicólico y una gasa, insistiendo en marcas y arrugas pero sin apenas tiempo de exposición.
Es entonces cuando Alexia utilizó la tecnología LPG Facial, que remodela el tejido y activa la circulación, creando colágeno y elastina, pasándome una máquina por el rostro y el cuello. Por último, una mascarilla de velo colágeno (15 minutos) que daba paso a la oxigenación del rostro, mediante otro aparato que provocó el que la piel se viera más jugosa con un “efecto seda”, luminosa y vital.
Claro que, cuando terminé y me miré en el espejo, ¡no me lo creía! Porque sin pinchazos (y no los critico pero, de momento, no los he usado), uno puede estar radiante sin necesidad de volver a los veinte ni a los treinta (una opción, por otro lado, poco atractiva para mí). La sabiduría y la experiencia son dos valores que, en la actualidad, no muchos saben apreciar pero… ¿nos vamos a preocupar por medios días habiendo días enteros?

la-foto-copia-31

 

Adipocitos… ¡fuera!

La grasa es un asco… Lo digo así de contundente porque es lo que me parece y, aunque sea necesaria, mientras menos tengamos, mejor. No es buena para la salud pero tampoco lo es estéticamente así que… ¡fuera!
Lo malo es cómo hacerlo porque podemos perder peso si llevamos una dieta adecuada y nos metemos de lleno con un buen entrenamiento pero las células adiposas, desde los diez-doce años, son las mismas que vamos a llevar toda la vida con nosotros. A no ser que nos sometamos, en casos más graves, a una liposucción (que las erradica), o, en casos más localizados, a un tratamiento de AQUALIX.
Conocido como el DETERGENTE DE LA GRASA, en el sector de la estética, el AQUALIX es un producto del que llevo escuchando desde hace cuatro o cinco años y que controla a la perfección la doctora CARMEN DANTA en la CLÍNICA MAREST. Allí ella te examina, te pesa y te dice cuánto te sobra y qué puede hacer por ti.
Sabéis que a los hombres se nos acumula la grasa en las mollas de la espalda baja y en la barriga (lo que viene a ser el “flotador” de toda la vida) y que, para las mujeres, los puntos “flacos” son el culete, las piernas y la barriga también (o hasta las rodillas). Gracias al Aqualix necrosaremos los adipocitos de cada zona y los eliminaremos vía orina/heces.

adipositos_02_0213
¿Cómo va la cosa? Pues te pinchan con una aguja bastante grande (que no sientes) y te van distribuyendo el producto. Luego debes llevar una faja para comprimirte, estar sin tomar el sol ni hacer ejercicio una semana y tomarte unas pastillas para drenar líquidos. La verdad es que pasas unos días un poco hinchado (muy poco) pero enseguida se va todo y lo único que sientes como si te hubieras dado un golpe pero dura lo justo. Así, una vez al mes durante cuatro/cinco meses hasta que… ¡bye bye grasa!
Yo fui el otro día con mi querido PACO CERRATO y está encantado con los resultados que, hasta ahora, va teniendo. Eso sí… ¡Que te quiten esta grasa no significa que te puedas poner después de comer hasta arriba! Tendrás menos adipocitos pero pueden crecer con lo que… cuidadito…
Sé de varias famosas que se lo han hecho y todas hablan maravillas de este producto que, en el caso de nosotros, da resultados espectaculares. Animaros porque, además, la doctora es encantadora y el equipo de Marest, ¡igual!
IMG_20150909_171101[1]