Mascarillas, “chutes” de belleza para el rostro

La primera vez que me puse una mascarilla era un niño. No sé. Tendría ocho o diez años y recuerdo perfectamente cómo de apasionante fue la experiencia de acercarme al bote de una de barro que tenía mi madre y ponerme la cara llena de aquel producto. Lo que no me imaginaba era que la dueña de aquello, es decir, mi mamá, me iba a pillar con las “manos en la masa” (o, mejor dicho, con la “cara en la masa”), y me iba a liar una de la que todavía me acuerdo.

Entonces (y no hace tanto, treinta años solo), los hombres no se cuidaban tanto como hoy cuando cualquiera, hetero o gay, se pone una mascarilla en casa. Además se han extendido tanto… Las hay en monodosis, en sobres con varias aplicaciones, en botes… Te las puedes hacer tú, comprar hechas… Vamos, que el que no las tiene es porque no quiere.

all

Por mi parte, me declaro fan de las mascarillas. Pero fan, fan… De los que tienen unas cuantas en el frigorífico (aguantan mejor y, además, a mí me gusta ese efecto frío sobre la piel), en espera de encontrar ese día, que siempre aparece, en el que te apetece mimarte un rato y ponerte una. Algunas las entiendo más (como las del mar muerto, ácido hialurónico o frutas) y otras menos (como algunas raras que hay de polvo de perla, de oro…) pero todas tienen cabida en mi casa.

mascarilla-facial-oro-XxXx80

Acabo de leer mientras escribía este post que casi el quince por ciento de las mujeres españolas las usa una vez a la semana, algo a lo que ha contribuido el que casi todo el mundo en Instagram haya subido alguna vez una foto con una puesta. Por lo visto las concentraciones de los principios activos de las que están hechas son bastante altas, lo que permite que no sea necesario su empleo diario y que los resultados sean espectaculares. Y en esto, como en todo, también hay modas, siendo las de mayor tendencia las de celulosa o hidrogel, que se adaptan al rostro y, tras el tiempo indicado, se retiran. Eso sin olvidar las de textura en crema y las arcillosas, ideales todas ellas para eliminar impurezas, células muertas, puntos negros y, por supuesto, calmar el cutis.

Mascarilla-bronceadora_principal

En general, la media de las aplicaciones suele estar entre los 10 y los 20 minutos y, tras quitártelas, está bien aplicarte algún tónico o agua de belleza que fije el efecto porque, la verdad, notarse, se nota. Es como un resurgir de Ave Fénix que, con el estrés al que sometemos la piel hoy día, se agradece.

Así que decidiros, chicas y chicas, e introducid las mascarillas en vuestra rutina de belleza. Os hablaré de algunas concretas, poco a poco, para que podáis saber mi opinión de cómo van e, igualmente, si tenéis alguna que os vuelva locos/as, ¡aquí os espero! ¡Interactividad, por favor!

Volviendo a sentir (Experiencia en un spa)

Con todo esto de las tecnologías creo que cada vez estamos menos acostumbrados a sentir. A sentir olores, tactos, emociones. Y es taaan importante. Vivir en un mundo virtual es taaan triste. Al menos para los que estamos acostumbrados a otro tipo de realidad y de comunicación. Ésa en la que las cosas se olían (recuerdo, por ejemplo, el olor a campo los fines de semana cuando salíamos con mis padres a pasar día en la sierra), se tocaban (las personas nos conocíamos en reuniones donde había roce y, por la tanto, la piel hablaba) y, sobre todo, se SENTÍAN. Así, con mayúsculas.

El caso es que termas como Aire de Sevilla ofrecen la posibilidad de reencontrarnos con todo eso tan esencial para el ser humano a través de experiencias como la OLIVE ESSENCE que el otro día probé como un fantástico regalo de cumpleaños que no me pudo gustar más. Junto a mi amiga Inma, me sumergí en una aventura que comienza por las piscinas clásicas de agua templada, caliente y fría que puedes combinar con los jacuzzis, el hamman y la piscina de agua salada. Esto ya de por sí hace atractiva la visita a este maravilloso palacio restaurado donde siempre tengo que mencionar a su agradable equipo, el cual con una sonrisa permanente y un trato exquisito nos invita a estar más a gusto aún si cabe.

image_3783

Y luego está lo que esta nueva oferta ofrece (lo de la OLIVE ESSENCE) que no es sino, para empezar, un exfoliante -en una sala oscura donde te tumbas en una cama de piedra caliente- a base de aceite de oliva y huesos triturados de aceituna que no puede dar mejor efecto en la piel, suavísima tras este primer masaje seguido de otro, relajante, de una hora. Deciros que la fragancia y la suavidad del aceite me encanta. Es como estar en contacto con la tierra, como volver a casa. Y encima, como sabréis, tiene infinidad de ventajas (otro post lo dedicamos a él).

live-esp-400

Para terminar te suben al jacuzzi de la terraza, con la Giralda enfrente como testigo de todo lo que haces, y con un té para recuperarte y disfrutar del entorno… y de la compañía. Tres horas en total que te dejan el cuerpo y la mente en paz -sensación que se mantiene mucho después- y que, por mucho que describa, no puedo transmitir con palabras. Os invito a probarlo y ya me contáis pero lo que sí os aseguro es que os merecerá la pena. Sibaritismo en estado puro.

Aire-de-Sevilla-5

 

 

Los mejores secretos (naturales) de belleza de los famosos

Sé que los post de belleza os gustan mucho (al menos muchas visitas tienen). Es importante cuidarse y hacerlo con constancia y mimo. Yo llevo desde los diez años poniéndome mascarillas y cremas. Toda la vida. Recuerdo la primera vez que me puse una mascarilla de barro de mi madre. No sé por qué pero desde siempre me atrajo eso de verme bien (está claro que una progenitora para la que la belleza ha sido un hándicap influye bastante) pero es que siendo un chavalín de tan solo diez o doce años ya me daba mis tratamientos e investigaba, dentro de mis posibilidades de entonces, sobre este tema.

Usé cremas para las espinillas, tónicos, productos para el pelo… En fin, que no he dejado de dedicarme aunque haya sido un poco de tiempo para sentirme bien.

En esta ocasión os voy a dar trucos NATURALES de famosos que refiero en mi libro, “¡Hombres sin complejos!”, y que, con poco, pueden dar óptimos resultados. Todos son muy sencillos de hacer y con todos veréis resultados casi inmediatos así que, elegid el vuestro favorito y… ¡empezad lo antes que podáis! ¿Quién sabe si en alguno de ellos podéis hallar el “secreto de la eterna juventud”? Al menos por intentarlo que no quede… Hay fórmulas para el pelo, para la piel de la cara, del cuerpo, para las ojeras…

 

Eva Longoria

La actriz usa una mascarilla elaborada con azúcar y aceite de oliva que extiende por su rostro con un suave masaje circular.

eva-longoria_f31c11e74e72c950bd29754ba5d374e1.nbcnews-ux-2880-1000

Jessica Alba

Lo suyo es corporal y es un exfoliante elaborado con café molido, yogur natural y limón.

Jessica-Alba-Audition

Catherine Zeta-Jones

¿De dónde vienen sus dientes tan blancos? De frotarlos con la pulpa de una fresa…

catherine-zeta-jones-800

Shakira

Azúcar y limón extendida por el cuerpo, y aclarada con agua, es su hidratante favorita.

Shakira_6

Demi Moore

Para su melena usa una mascarilla de yogur natural, aguacate y aceite de almendras.

moore-piscina-muerto--644x362

Cindy Crawford

Lava su cara cada mañana con leche diluida en agua.

Cindy-Crawford-Main

Jennifer Anniston

Si amanece con ojeras o bolsas, se pone crema para las hemorroides bajo los ojos y, la inflamación, se reduce de inmediato.

jennifer-aniston

Scarlett Johansson

Se lava la cara con vinagre de manzana, que mantiene su cutis fresco e hidratado.

Scarlett-Johansson

Cosas que conozco del blanqueamiento dental

Siempre me he fijado en las bocas bonitas. Me llaman la atención los dientes alineados, limpios y blancos. Así que, en cuanto tuve oportunidad, me hice un blanqueamiento en la clínica del marido de mi prima, Tomás Paéz, que es uno de los mejores profesionales en lo suyo de Córdoba. Claro que no haber tomado nunca café, ni haber fumado, ayuda bastante. Eso, unido a que el esmalte de mis dientes era el más blanco natural, hizo que se me pusieran mucho más blancos pero sin que parecieran pintados con tipp-ex (que me resulta algo horroroso, la verdad).

Lo mío fue hace mucho pero la técnica permanece más o menos igual. Te hacen unas férulas con la forma de tus dientes y, a partir de ahí, se compran unas jeringas con el producto blanqueante que antes te ponías en las férulas (arriba y abajo) para estar toda la noche con ellas pero que hoy día creo que solo es necesario ponértelo durante una o dos horas. Así durante un mes, tiempo suficiente para que los dientes se te aclaren muchísimo y, ya en función del color que cada uno tenga previamente, lograr los objetivos deseados. Eso sí, la verdad es que da un poco de sensibilidad en la boca pero luego, poco a poco, se recupera el estado natural de nuestros dientes.

ortodoncia4

Luego, cada año o dos años, he hecho un recordatorio de aquel blanqueamiento más intenso con unas jeringas que mi prima me ha ido dando (una o dos como mucho) y que no han hecho sino mantener el tono que se me quedó la primera vez (y que, por cierto, cuando te pones moreno, como es normal, hace que se note más, siendo el resultado realmente vistoso y bonito).

Sabéis –y si no, yo os lo cuento-, que hay productos en farmacias y en el supermercado para blanquear (yo, de hecho, uso una pasta de dientes y un colirio blanqueante) y que otra de las opciones es el láser. Lo primero no lo veo muy claro para algo definitivo. Lo segundo creo que está bien pero no sé si como con lo de las férulas de dentista. Sea como sea, lo ideal es que acudáis a profesionales como mi amiga Ana Contreras que tiene en Triana una clínica estupenda donde estudian cada caso ofreciendo lo mejor al mejor precio. Porque claro, tú puedes buscar diferentes opciones pero hay que tener en cuenta que con frecuencia lo barato sale caro y, para que nos hagan un cutrerío, mejor quedarnos quietecitos.

No olvidar que una sonrisa bonita capta todas las miradas pero que, de igual forma, si hay unos dientes que tengan algo raro (aunque estén arreglados), eso luego no es muy atractivo. ¿Blanco? ¡Sí! ¿Artificialidad? ¡Nunca! ¿Profesionales? ¡¡¡Siempre!!!

Marielaina-Perrone-DDS-Las-Vegas-Cosmetic-Dentist-2

Flipando con el KOBIDO

La mujer de mi amigo Juan Alberto, el osteópata al que suelo ir desde hace varios años, es una chica fantástica con muchas inquietudes que también se está formando en el terreno de los tratamientos alternativos para mejorar nuestra salud y nuestra belleza. Y en este último sentido hace poco me dijo que quería que probase un tipo de masaje que está haciendo, el californiano, que por lo visto es estupendo para relajar en general el cuerpo.

Sin embargo, hace poco me ofreció otra cosa que me atrajo más y que se llama KOBIDO, otra variedad de masaje que, según me contaba esta mañana, le daban a los samuráis en Japón cuando volvían de la guerra. Luego, una emperatriz vio en qué consistía esta técnica y se dio cuenta de los beneficios que tenía para no solo estar bien por dentro sino también por fuera ya que colabora a tensar los músculos de la cara y a paliar y hasta hacer desaparecer algunas arrugas de la cara. Y hasta cierto punto tiene su sentido porque, igual que cuando vamos al gimnasio tensamos los músculos del cuerpo, en este caso lo que estamos es obligando, pasivamente, a activar los del rostro (y ya de paso a sentirnos tan, tan bien que solo puedo deciros que lo probéis para que sepáis lo que es).

masaje-facial-kobido-madrid-b

¿Cómo va el tema? Pues tú llegas al gabinete, te quedas sin camiseta y, a partir de ahí, con agua (sí, solo con agua y sin crema ni nada) y las manos, la profesional (Marta, en mi caso), comienza a trabajar sobre un lado de la cara, dándote una especie de pellizquitos hacia arriba y moviendo los dedos con una rapidez infinita pero a la vez suave. Párpados, mejillas, frente, cuello, escote… Toda esa parte es tratada durante más de una hora hasta que, poco a poco (al menos a mí me ha pasado), te quedas literalmente “frito” y más a gusto que un arbusto.

Luego, cuando terminas, reposas un poquito en la camilla y… ¡se obró el milagro! Pues aunque Marta me ha dicho que los resultados van a ir apareciendo en estos días, desde la primera sesión ya se notan los efectos en una mayor tersura de la piel. Así, por lo visto, igual que pasa en los gyms que al principio requiere mayor asistencia para ponerse a punto, con esto sucede lo mismo y se pasa de un par de veces al mes a luego una al mes o cada mes y medio. ¡Ah! ¡Para los hombres es importante que no vayamos recién afeitados!

Fijaros en los japoneses y pensad en sus cutis de porcelana y en su juventud eterna. Parte del secreto está en el KOBIDO hasta tal punto que, según he leído, hay quien piensa que sus efectos son similares a los de una cirugía. Yo solo sé que no sé nada pero, sea como sea, ¡tenedlo en cuenta!

woman in spa salon lying on the massage desk

 

Métodos para corregir ojeras y bolsas en los ojos

Hoy he estado hablando con una amiga, MariCarmen, que hace poco se ha hecho un retoquito en las bolsas de los ojos. Cuando la vi después de pasar por el quirófano pensé que se había maquillado o que algo diferente (muy sutil) tenía porque se le veía igual que antes pero mejor. Ya cuando le pregunté me contó lo que había pasado y lo contenta que estaba con el resultado, a pesar de que hacía muy poquito y aún todo aquello no se había puesto en su sitio.

La bolsa, para la que no hay que ingresar en el hospital, precisa quitar dos milímetros de piel (no más para que no se caiga el párpado) gracias a una sencilla incisión llamada blefaroplastia que, de no ser bien ejercida, puede desembocar en complicaciones como las sufridas por José Antonio Maldonado. Y es que el conocido hombre del tiempo de Televisión Española llegó a contar cómo pasó un auténtico calvario por el que denunció al cirujano responsable del mismo. Por eso hay que tener cuidadito porque toda intervención conlleva un riesgo, aunque no nos suelan hablar de ello (sea como sea tampoco tengáis miedo porque con el miedo no se va a ninguna parte. Pensad si es algo que os acompleja y si queréis mejorarlo, mirad bien profesionales y, nada, adelante con el tema…).

4570-1391080784

Por otro lado, la sensación de cansancio que dan las ojeras envejece muchísimo si bien, como para casi todo, hay solución poniendo ácido hialurónico entre la piel y la órbita con la intención de levantar la oquedad y disminuir la transparencia que evidencia esa oscuridad tan poco favorecedora (dura un año). Esto no lo sabe mucha gente pero, especialmente en el caso de los hombres, es estupendo y una forma rápida de recuperar luminosidad y frescura.

Beauty Eye Wrinkle Makeover

Claro que tampoco pasa nada si usáis un poquito de corrector, siempre y cuando no se note ni os lo pongáis como un mapache. Yo personalmente os recomiendo uno de Maybelline, que encima es de lo más baratito y con una calidad estupenda. Se vende en un botecito con un algodón en la punta el cual, girando el tubo, se va mojando del maquillaje (lo hay en dos tonos) para que, desde ahí, se aplique, con prudencia, sobre la ojera. Por ahora ya os digo que este producto está muy bien pero en breve os contaré novedades porque estoy en conversaciones con uno de los mejores laboratorios de Europa para sorprenderos con una línea de cosméticos para hombres (y mujeres) que os van a encantar (y uno en concreto es precisamente para la mirada).

Maybelline Borrador Instant Anti Age Light 1

¿Precios? El tratamiento para las ojeras con Redensity suele salir por unos 400 euros y la blefaroplastia (bolsas), desde 3000 euros. De las cremas os puedo avanzar que estarán sobre los 30 euros como media y que son buenas, buenas, buenas… ¡Espero que os hagáis fans de ellas!

 

¿”Peeling” o milagro?

Afortunadamente cada vez somos más los hombres y chicos que reivindicamos cuidarnos… ¡Queremos estar bien, tener una piel estupenda y permanecer jóvenes también, igual que ellas, el mayor tiempo posible! Es más, esta semana he estado en la Clínica Marest, en Sevilla, y no os imagináis la sorpresa que me llevé cuando me encontré allí con dos señores más (que yo viera) esperando para hacerse sus respectivos tratamientos. ¡Por favor, perdamos prejuicios y miedos con esto de la estética que no pasa nada y no se va a ser menos masculino por mimarse para estar guapos!

Yo todavía no he llegado al bótox ni a ningún relleno pero de vez en cuando sí que me gusta hacerme “peelings” que, como sabéis, ayudan a quitar la capa superficial de nuestro cutis (las células muertas, básicamente), dando un aspecto sano y luminoso que se nota nada más terminar. Claro que están los “peelings” caseros, de los que os hablaré otro día y que pueden ser tan sencillos como los de crema hidratante y azúcar, pero en este caso voy a referiros uno profesional como es el de ácido glicólico al 70 por ciento, que es superficial (no despelleja) pero que a nivel microscópico elimina esas células muertas que os comentaba y hasta previene el cáncer de piel.

kubat_03_ajust

Aplicado por la doctora Mamen Danta o por su compañera, María Ángeles de la Puerta, esta “peeling” requiere primero el que se te limpie la cara con una especie de tónico con alcohol, previo paso tras el que se te pone el ácido durante un minuto, aproximadamente, justo para que haga efecto y no te queme, puesto que es muy potente. Enseguida notas que escuece un pelín pero vamos, nada insoportable. Y menos cuando al terminar te ponen una mascarilla calmante con factores de crecimiento que potencia una inmediata recuperación y que evita las rojeces. La mascarilla es una especie de pasta rosa que a mí me recuerda a la sensación gelatinosa del fantasma verde de la película “Cazafantasmas” y que, conforme te la van poniendo, se va cuajando pero de forma suave. Por último te la quitan de una vez y… ¡listo!

f770b__acido-glicolico

¿Cuáles son los efectos? Pues esos que refería: luz, sensación de haber descansado, frescura, limpieza… Vamos, que tenéis que probarlo porque, por si fuera poco, todo el equipo del centro Marest es maravilloso (desde mi amiga Esther, la otra dueña del centro junto a la doctora Danta a todas y cada una de las niñas que nos atienden). Y ya si os enteráis del precio, os caéis de espalda porque más barato, imposible.954413056. Llamad y ya me contaréis… ¡El resultado parece un milagro!

Para la gripe (y mucho más), aceite de orégano

No hace falta que os diga que hay una epidemia de gripe. No llueve y eso –unido a las frías temperaturas de esta época- es un problema para virus como éste que, poco a poco, se está cebando con más de media población. Un horror, vamos. Raro es que alguien no me diga que ha caído víctima de fiebre, mucosidad, resfriado y malestar general. Las farmacias están “haciendo su agosto” con los antigripales, vitaminas, jalea real, etcétera, etcétera. Y yo, aunque no me ha pillado de lleno, sí que he estado un par de días bastante fastidiado.

Menos mal que, en todo esto, coincidí con Vicky Larraz, la que fuera cantante de Olé Olé (que ha vuelto con un disco de duetos de los éxitos del grupo titulado “Sin control”), que me habló sobre un producto “milagroso” que se llama aceite de orégano y que, por lo visto, es bastante conocido en América, donde ella ha pasado muchos años y donde son bastante amantes de la medicina natural.

orégano8

El caso es que fui a la farmacia, en la que Paco, mi farmacéutico de cabecera, tampoco lo conocía, y lo pedí y, desde hace unos días me lo estoy tomando notando, sobre todo, que las vías respiratorias se me han despejado bastante y que no tengo destemplanza ninguna. Pero ya puestos he investigado y he descubierto que este producto, un gran antibiótico natural, tiene un montón de aplicaciones que van desde la eliminación de hongos a el alivio de la tos (que también se me ha quitado), pasando por la mejora de las infecciones de la piel (directamente sobre ella o diluido en agua o zumo y tomado vía oral), la desaparición de los microbios o el combate que hace contra el envejecimiento, que se detiene debido a su efecto antioxidante. Además tiene acción inflamatoria y calma los dolores por su efecto analgésico, por lo que es muy útil para torceduras, lumbalgias, artritis o dolor de muelas.

En definitiva, según algunos estudios universitarios, su función purificadora es muy grande, algo que ya descubrieron los antiguos griegos (que decían que el orégano era una especia creada por la diosa Afrodita) y sus ventajas se amplían a otros beneficios como el aumento de la flexibilidad muscular, la halitosis (mal aliento) e incluso la prevención del cáncer (y, en concreto, el de cólon).

Ya veis que, a pesar de todo lo avanzamos que estamos, aún quedan muchos secretos de la Naturaleza por descubrir y eso hace que la vida siga resultando apasionante porque, al menos para mí, todo lo que sea aprender, es una motivación. Y si encima sirve para estar bien, ¡mucho mejor!

aceite-esencial-oregano

El peso ideal

Como esta Navidad nos hemos pasado, y ya empezamos a replantearnos todo el tema de la alimentación para la “puesta a punto” de antes de verano, quiero hablaros hoy de eso del peso ideal, en relación al que hay confeccionados unos varemos que, en función de la altura y edad, hablan en este sentido. El más popular quizás es el que dice que debemos pesar lo que, a partir de cien centímetros, marque nuestra estatura, o sea que si medimos 173, nuestro peso ideal serían 73 kilos (y así sucesivamente).

Falso. El peso ideal no existe. Así de tajante. Pero no porque a mí me dé la gana sino porque cada uno es cada uno y, lo que a un chico con una complexión ancha y muy musculado le vale, a un hombre de cincuenta con una complexión media, puede resultarle excesivo (o al contrario). La cuestión es sentirse bien y que nuestros kilos nos permitan llevar un estilo de vida saludable y realizar actividades físicas diferentes. La fisonomía y el metabolismo marcarán cómo debemos estar, sin obsesiones y sabiendo que, a medida que vamos cumpliendo años, el organismo se ralentiza, provocando el que sea más difícil eliminar las grasas y los sobrantes. Esto se nota sobre todo al alcanzar los cuarenta, momento esencial en torno al que gira este blog y que, para los hombres, es decisivo por la pérdida de testosterona que, entre otras consecuencias, provoca esa incómoda barriga (cambiemos el término, si lo preferimos, por el de “flotador”) la cual, si no tomamos “cartas en el asunto”, va creciendo con más facilidad que nunca.

shutterstock_144387226

Pero no nos desesperemos porque eso no significa nada. Es más, el hombre tiene su mejor momento cuando entra en la quinta década de vida. Ahí es cuando el cuerpo se ha asentado y cuando, mentalmente, se encuentra más maduro. Por lo tanto apostemos por la felicidad y activemos solo el “pilotito” rojo para que no nos descuidemos porque nunca es tarde ni para empezar, ni para continuar (si nuestro mantenimiento viene de atrás).

Eso sí. Intentemos que el peso tienda, en porcentaje, a ser mayor en lo que a la masa muscular se refiere y menor en grasas para que nuestro aspecto sea atlético y no grasoso. Hay personas que parecen delgadas en apariencia pero que, de estar fibradas, pueden pesar mucho más de lo que imaginemos. Un objetivo que no alcanza todo el mundo pero que tampoco es imposible. Si te lo has marcado, ¡no renuncies a él!

cual_es_tu_peso_ideal

 

¿Por qué se nos cae el pelo?

¡Cuántos chicos y señores hay que lo pasan mal a cuenta de la pérdida del pelo! La mayoría se adaptan porque no les queda otro remedio pero seamos francos: a NADIE le gusta quedarse calvo. La alopecia envejece y es un dardo envenenado que va directo contra nuestra autoestima. Y yo sé muy bien de lo que estoy hablando porque he sufrido problemas de pelo desde siempre y he tenido que enfrentarme a los típicos comentarios de “Te vas a quedar calvo”, “calvorotas”, etcétera, etcétera…

En mi caso cogí el toro por los cuernos y empecé a tratarme con minoxidil y finasteride (lo más efectivo que hay) para hacerme después dos microinjertos que me han repoblado la cabeza de cabello, me han rejuvenecido y hasta me han cambiado la cara. Pero eso fue después de mucho sufrir, muchos complejos y mucho informarme, para empezar, de por qué se cae el pelo.

1440070949_831630_1440499806_noticia_normal

Una duda de muy fácil solución porque en el 90 por ciento de las ocasiones el pelo se cae (en el caso de los hombres, me refiero), por origen genético o androgenético, siendo solo un diez por ciento de la caída generada por factores externos como la polución, la mala alimentación o, sobre todo, el estrés. ¿Qué nos pasa? Pues que tenemos la testosterona y, en concreto, una hormona llamada dihidrotestosterona que provoca exceso de grasa y, en consecuencia, que se acorte la fase del crecimiento del pelo y que cada vez salga más fino y debilitado hasta que desaparece.

Lo explico más fácilmente. El cabello sale por los poros de la cabeza (en un folículo capilar hay varios pelos) y la testosterona, que nos hace ser tan ardientes en el sexo, provoca grasa que va cerrando esos poros hasta que nos deja “listos de papeles”. Además, hay épocas como el otoño (los cambios de estación, vaya) en las que se produce una caída masiva por una renovación importante del pelo, algo que podemos combatir con kits como el que estoy usando de Prisma Natural y que, después de probar, os recomiendo.

hair-30-tratamiento-anticaida-champu-prisma-natural

hair-30-tratamiento-anticaida-champu-prisma-natural-1hair-30-tratamiento-anticaida-champu-prisma-natural-2

Ya sabéis que a mí todos los productos de este laboratorio me encantan porque son súperprofesionales y porque cuidan mucho la calidad de cada cosa que hacen. Y a las pruebas me remito porque esta bolsita anticaída ofrece una loción -que, entre muchos componentes, tiene CAPIXYL (complejo bioactivo que disminuye la caída y favorece el crecimiento)-; un champú con keratina, cola de caballo y extracto de placenta, y una cajita de cápsulas que son un complemento alimenticio fantástico para, igual que lo anterior, buscar el mismo efecto de cuidar nuestro pelo.

Una amiga mía decía que quien está calvo es porque quiere y, visto lo visto, casi podemos decir que así es. Las soluciones pueden ser lentas y un poco molestas (me refiero al microinjerto) pero todo empieza por prevenir y alargar la salud capilar el mayor tiempo posible. Por eso, si puedes, empieza hoy mismo…

banner