Adiós al romanticismo

post-486-estas-14-feministas-tienen-algo-quc3a9-decirte-sobre-el-amor

Gran parte de todas las frustraciones que en la actualidad nos genera la cuestión sentimental vienen del amor romántico, de ese romanticismo que impuso la idea de que uno puede conocer a alguien y, desde el minuto uno, haber encontrado en esa persona la persona a la que entregar su corazón incondicionalmente y para siempre. Quedan, en este sentido, historias como los clásicos “Romeo y Julieta” o revisiones muy libres como las de “Cleopatra y Marco Antonio”, amantes cuya relación era bastante distinta (mucho más carnal y con más intereses de por medio) a lo que más tarde se vendió.

Luego, para rematar la faena, vino Disney y el “príncipe azul” y ya terminamos de cagarla porque, desde entonces, pocas son, sobre todo las chicas, que no han soñado alguna vez con alguien que venga a “salvarles” de quedarse solteras (estado que, por parte, por ejemplo, de las coplas, se ha asociado con frecuencia a fracaso vital). Y ya, por si no hubiera bastante, viene la religión y nos cuenta que, una vez que estableces un compromiso, ahí no hay manera de echarse atrás…

tS3ms6HM52hLLU3eRdjVPSgSS4w

En fin, que la pelotita está bastante liada y nos lo han puesto bastante complicado para ser felices, partiendo todo de la necesidad de hacer un trabajo mental duro de desintoxicación de todas esas ideas tan contaminantes y tóxicas. Así que, lo primero de todo sería entender que SOLO se está bien y que, cuando tu vida es plena, NO NECESITAS A NADIE. A partir de ahí ya podemos construir lo que sea pero ésa, no lo olvidéis, debe ser la base.

No nos tienen que rescatar de nada, no somos menos afortunados sin alguien al lado (es más, fijaros cuánta gente hay con pareja y desgraciada), no hay que vivir con la idea de novio/a como único objetivo… NO, NO, NO. El amor romántico es una trampa en la que es casi imposible no caer. De hecho tengo amigos/as que, aunque este mensaje parezcan tenerlo claro, en el fondo siguen esperando que se produzca ese “milagro” de encontrar a esa media naranja con la que envejecer y hacer el camino juntos.

amor-romantico

Pararos a pensarlo con calma porque esa forma de pensar, hoy día, no tiene sentido. Es incompatible con la realidad que nos rodea, con el ritmo vertiginoso en el que vivimos. Decid adiós al romanticismo y dar la bienvenida a otra cosa, que no sé lo que es, pero que desde luego no es eso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *