El tabú de la experiencia homosexual

Si no tuviéramos el peso de la tradición, la cultura y la religión, los prejuicios y los complejos, todo, en todos los ámbitos, sería mucho más fácil. Y en el terreno sexual, en concreto, lo pasaríamos mucho mejor. Pero como todo lo que tiene que ver con el sexo es malo, pecado o hay que ocultarlo o reprimirlo, así nos va como nos va.

Hoy quería hablaros de las experiencias homosexuales. No de ser gay o no, que eso es otro tema, sino de que, en algún momento en la vida (o varios), nos pueda apetecer estar con una persona de nuestro mismo sexo. Un tema que me interesa especialmente por los intentos de reafirmación que hacen algunos hombres heterosexuales, sobre todo hombres porque la mujer es bastante más valiente y libre en este sentido, a la hora de plantearse estar con otro hombre.

Para empezar el hetero suele entender que el gay, si le propone algo, le quiere llevar al huerto, vendiendo la acción como algo malicioso o en lo que el gay se aprovechase del otro –o sacara algún beneficio mayor- si se produjera dicho encuentro. “Eso es lo que a ti te gustaría”, o frases del estilo, son bastante frecuentes en este sentido. O, peor aún, el típico “A mí no me gustan los hombres” cuando se usa como barrera para ni siquiera poder plantearse una posibilidad de que eso suceda.

Eso por no citar el “Cuando uno lo prueba, dicen que ya no vuelve atrás” que, en el fondo, es tan ridículo como que lo que está diciendo en realidad es que, lo que hay al otro lado, te va a gustar más que lo que tienes en el tuyo. Vamos, que para qué vas a disfrutar más pudiendo disfrutar solo un poco, ¿no?

bully-anniversary-edition-released-for-ios-and-android_b5mn

Con esto que os digo no os estoy convenciendo de nada. De nada que no esté tan demostrado y estudiado como que, de nacimiento, el ser humano es bisexual y estaría abierto, en principio, a contactos sexuales diversos. A partir de ahí, puede que a uno no le apetezca afrontar ese paso y no salir de su zona de confort, que no lo necesite, que tenga miedo y su miedo pueda más o, también puede ser, que sea algo que no le apetezca y no le llame.

Sea como sea, no le pongamos puertas al campo. Ni intentemos encajonarnos tanto. Esto de la vida es una vez sola y, lo que nos llevemos, es lo que habrá hecho más o menos rico el camino. Y, por favor, intentad contemplad el sexo sin esa pátina siniestra que se le suele dar y os aseguro que seréis, chicas y chicos, mucho más felices.

maxresdefault

 

5 comentarios
  1. Goo.gl Dice:

    Mʏ sрouse and I stumvled over here from a
    different page andd thought I might aѕ wеll check things out.
    I like what I see so i am juѕt following you. Look forward to checking out your wweb page yet again.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *