Para muscular, yogur puedes tomar

No tomo todo el yogur que debería aunque está lleno de ventajas ya que, por sus proteínas de alta calidad, repara estructuras y desarrolla músculo. Pero además, el yogur tiene calcio (lo que cuida de nuestros huesos y es necesario para la contracción muscular) y mucho potasio (buenísimo para el sistema nervioso y muscular). ¿Qué más tiene este “milagroso” alimento lácteo? Fósforo, selenio, magnesio, vitamina B… En fin… ¡casi milagroso!

Blueberry yogurt in a glass

Lo que pasa es que no todos los yogures valen… Claro… Yogures grasos, con azúcar, los griegos, los de chocolate, los que tienen “cositas” (ya sabéis a qué me refiero)… ¡no! ¡De esos nos tenemos que olvidar! Y sí, puedes subir de masa muscular con rapidez si sabes elegir el tipo de yogur, esto es, básicamente el natural, sin endulzantes químicos, ni azúcar, ni nada. ¿Por qué actúa de forma tan beneficiosa? Pues porque mejora la flora intestinal y eso nos permite absorber mejor los nutrientes. ¿Cuándo tomarlos? Bueno, los podemos distribuir a lo largo del día pero los resultados más óptimos los encontraréis justo después del entrenamiento.

Recordad que para problemas de estreñimiento, los que tienen bifidus vienen genial y que también los hay sin lactosa (por si tenéis esa alergia). Otra opción que a mí me gusta mucho es en el desayuno, mezclados con avena, cereales o alguna fruta como manzana o plátano. Y, si a eso le añades un puñado de nueves y de pasas… ¡uf! ¡Es una pasada!

maxresdefault

Una variante, no es yogur pero está cerca, es el queso batido desnatado 0,0 por ciento grasa, que lo venden en los supermercados y que, antes de ir a dormir, es un perfecto sustituto de la caseína (proteína). Llegan al 20,3 por ciento de proteína y, para que no quede tan “soso”, podéis echarle un chorreoncito de sirope de agave y una cucharada de cacao 0,0 por ciento y… ¡listo! Os iréis a la cama con muy buen sabor de boca y… ¡favoreciendo el que el organismo se recupere, conserve y hasta potencie su masa muscular!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *