Tú tienes el poder

Con frecuencia damos a los demás el poder que realmente tenemos nosotros, sobre todo en lo que a los sentimientos se refiere. Sin embargo, nadie puede hacernos daño si no queremos, nadie entra en nuestra vida si no le abrimos la puerta, nadie comparte nuestro lecho, si no le invitamos. Ya lo dice el refrán: “no ofende quien quiere, sino quien puede”.

El otro día, por ejemplo, me encontré con alguien que, en su momento, me hizo bastante daño, demostrándome la cara más fea del ser humano. Hacía dos años que no lo tenía tan cerca y, de repente, apareció en un bar justo al lado mía. Yo, sorprendentemente, no me inmuté. Ni me molesté, ni me puse nervioso, ni nada de nada. Curioso que esta persona, que tan presente había estado en mi realidad, por la que lo había pasado tan mal -y que tanto me había hechos sufrir-, no despertara en mí ningún sentimiento. Pero así fue. ¿Por qué? Porque YA NO TENÍA EL PODER.

Successful couple of young athletes raising arms to golden summer sunset sky after training. Fitness man and woman with arms up celebrating sport goals after exercising in countryside field.

Hoy, citando otro caso, una amiga me contaba esta mañana que su ex -que se había portado fatal con ella y al que le había dado varias oportunidades-, le había vuelto a pedir un nuevo encuentro que, en principio, iba a producirse. Hasta que de pronto pensó que por qué, que este hombre que tantos quebraderos le ha dado, no merecía volver a verla, ni hablarle ni, sobre todo, merecía la opción a volverle a dañar. Así que, con muy buena actitud, le mandó un mensaje y le dijo que NO, QUITÁNDOLE TODO EL PODER que, hasta ahora, él había tenido.

Cierto que, cuando no estás acostumbrado a imponer tu carácter, separarte de esa dependencia que es que otros te manejen, cuesta un poco. Pero esto es un ejercicio que hay que practicar poco a poco, quitándole protagonismo a quienes nos roban libertad y nos restan energía. Piénsalo: “TÚ NO ME VENCERÁS. YO SOY DUEÑO/A DE MI REALIDAD Y DE MI DESTINO”. Seguro que, si das buenos pasos, llegará el momento en el que serás consciente de que, volviendo al principio, nadie, absolutamente nadie, puede invadir tu terreno… si tú no lo deseas.

Siente-Noruega-el-poder-de-la-naturaleza

47 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *