Zumos y batidos caseros ideales para deportistas (1)

2012531_0

No sé si alguna vez os lo he dicho pero soy fan absoluto de los zumos y los batidos caseros. La verdad que, si tuviera que elegir, me quedaría con los zumos porque los batidos suelen ser más pesadillos a la hora de digerirlos pero todo depende de los ingredientes que elijas y siempre serán mucho más sanos que los otros proteicos que vienen en tarros y que, al final, sabemos que es química pura (y sí, yo los tomo pero soy consciente de que se hacen como se hacen).

Lo bueno de los batidos y los zumos naturales es que nosotros decidimos qué les echamos, pudiendo aprovechar lo que tengamos en el frigorífico y la fruta y productos de temporada. Además son sabrosos y concentrados en nutrientes, ricos en energía, bajos en grasas saturadas y con hidratos de carbono y proteínas que variarán en función de lo que usemos en su preparación. ¿Que los queremos más proteicos? Incorporemos clara de huevo, lácteos (bajos en grasas) y frutos secos como almendras, nueces o avellanas. ¿Que preferimos que tengan más hidratos? Optemos por las frutas naturales y los cereales. ¿Que buscamos un extra de energía? No olvides una cucharadita de jalea real, colágeno o levadura de cerveza, por ejemplo. Eso sí, SIEMPRE con edulcorantes (no azúcar) como el sirope de arce o agave o la stevia.

En cuanto a opciones, os voy a pasar algunas que a mí me gustan y sobre las que, claro está, podéis hacer variantes. Son solo el principio de un amplio listado que prometo ampliar…

Batido de plátano (ideal para antes del deporte): 1 plátano, leche de almendra (light), tres nueces, una cucharada de cacao sin azúcares, sirope de agave, canela.

iStock_101149949_MEDIUM_10_1600x947

Batido de plátano y galletas: 1 plátano, cinco galletas, cuatro nueces, edulcorante, leche desnatada (200 ml).

1

Zumo de frutas: 1 pera, 1 rodaja de piña, zumo de lima, dos vasos de agua natural, una cucharada de miel.

fondo_pera-pina

 

A media mañana (o para antes de entrenar también) me gusta usar a veces avena, incorporando ese extra de hidratos limpios necesarios al comienzo del día. En definitiva, se trata de reivindicar una alimentación saludable para desmitificar que todo lo que rodea la comida de quienes entrenamos es malo. Es cuestión de sabérselo montar y sacarle a la Naturaleza todo el provecho positivo que podamos. Que puede ser mucho.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *