Cosas que conozco del blanqueamiento dental

IMG_3704 - copia

Siempre me he fijado en las bocas bonitas. Me llaman la atención los dientes alineados, limpios y blancos. Así que, en cuanto tuve oportunidad, me hice un blanqueamiento en la clínica del marido de mi prima, Tomás Paéz, que es uno de los mejores profesionales en lo suyo de Córdoba. Claro que no haber tomado nunca café, ni haber fumado, ayuda bastante. Eso, unido a que el esmalte de mis dientes era el más blanco natural, hizo que se me pusieran mucho más blancos pero sin que parecieran pintados con tipp-ex (que me resulta algo horroroso, la verdad).

Lo mío fue hace mucho pero la técnica permanece más o menos igual. Te hacen unas férulas con la forma de tus dientes y, a partir de ahí, se compran unas jeringas con el producto blanqueante que antes te ponías en las férulas (arriba y abajo) para estar toda la noche con ellas pero que hoy día creo que solo es necesario ponértelo durante una o dos horas. Así durante un mes, tiempo suficiente para que los dientes se te aclaren muchísimo y, ya en función del color que cada uno tenga previamente, lograr los objetivos deseados. Eso sí, la verdad es que da un poco de sensibilidad en la boca pero luego, poco a poco, se recupera el estado natural de nuestros dientes.

ortodoncia4

Luego, cada año o dos años, he hecho un recordatorio de aquel blanqueamiento más intenso con unas jeringas que mi prima me ha ido dando (una o dos como mucho) y que no han hecho sino mantener el tono que se me quedó la primera vez (y que, por cierto, cuando te pones moreno, como es normal, hace que se note más, siendo el resultado realmente vistoso y bonito).

Sabéis –y si no, yo os lo cuento-, que hay productos en farmacias y en el supermercado para blanquear (yo, de hecho, uso una pasta de dientes y un colirio blanqueante) y que otra de las opciones es el láser. Lo primero no lo veo muy claro para algo definitivo. Lo segundo creo que está bien pero no sé si como con lo de las férulas de dentista. Sea como sea, lo ideal es que acudáis a profesionales como mi amiga Ana Contreras que tiene en Triana una clínica estupenda donde estudian cada caso ofreciendo lo mejor al mejor precio. Porque claro, tú puedes buscar diferentes opciones pero hay que tener en cuenta que con frecuencia lo barato sale caro y, para que nos hagan un cutrerío, mejor quedarnos quietecitos.

No olvidar que una sonrisa bonita capta todas las miradas pero que, de igual forma, si hay unos dientes que tengan algo raro (aunque estén arreglados), eso luego no es muy atractivo. ¿Blanco? ¡Sí! ¿Artificialidad? ¡Nunca! ¿Profesionales? ¡¡¡Siempre!!!

Marielaina-Perrone-DDS-Las-Vegas-Cosmetic-Dentist-2

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *