¿Es mejor la ternera o el pollo?

15eab275-01e2-4add-b879-ced7ae6fe643

Para la gente que entrenamos, y que llevamos dietas proteicas, la carne –que tiene proteínas de alta calidad porque tiene todos los aminoácidos esenciales- es casi indispensable, aunque no siempre se conoce muy bien las características de las más permitidas (por menos grasas). Hoy he cenado dos hamburguesas de ternera y cuando he terminado –siempre me pasa cuando como ternera-, he notado cómo los músculos se me han hinchado y, de pronto, como que me siento más fuerte. Pero, ¿mejor ternera o pollo? ¿Carnes rojas o blancas?

Empecemos por definir:
Carnes blancas

Son las de aves como pollo, gallina, pavo, avestruz y conejo (y alguna variedad de ternera blanca). Contienen más proteínas y menos grasas. Previenen enfermedades cardiovasculares y demencias como el Alzheimer debido a sus propiedades antioxidantes, regeneran los tejidos corporales, mejoran el funcionamiento del sistema nervioso por la vitamina B1, previenen la osteoporosis (por el calcio y el fósforo), combaten la anemia por su riqueza en hierro y vitamina B12, poseen propiedades anticancerígenas debido al selenio y aumentan las defensas por el zinc.

pollo

Carnes rojas

Cordero, buey, cerdo y carne roja de ternera. Más ricas en grasas y, en alguna ocasión, con una sustancia cancerígena como es la nitrosamina (por eso se recomienda tomar menos).

1280

Debemos tener en cuenta que nos interesa hablar de la versión más sana de cada una de ellas puesto que ambas pueden encontrarse con grasas. Por tanto irá en función del corte de la carne, por un lado, y la forma de cocinarla porque si freímos una pechuga de pollo, siempre será mejor un filete de ternera a la plancha.

En cuanto a datos objetivos en relación a las carnes, por ejemplo, las carnes procesadas tienen más grasas saturadas, más calorías y sodio y aditivos que pueden ser peligrosos si se consumen en exceso. Además la Fundación Española del Corazón recomienda comer carnes rojas tres o cuatro veces por semana en cantidades de 100 a 125 gramos. ¿Más? Las proteínas sacian y eso está bien a la hora de perder peso, siendo las carnes más proteicas la pechuga de pavo, el atún, la pechuga de pollo y los cortes magros de ternera. Ya sabemos, por último, que el omega 3 ayuda a incrementar la masa muscular, a cuidar de la piel y del funcionamiento cerebral (y, en general, a estar bien), encontrándose sobre todo en pescados grasos como el jurel, la caballa, el atún, el salmón o las sardinas.

96dbf9ab990f3c6fff6a3f4b80d81553

Una vez aprendido todo esto, lo ideal sería ir combinando, eso sí, evitando frituras, fiambres  embutidos. Bien empleadas las carnes son muy beneficiosas. ¡Aprovéchalas!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *