Reflexiones de corazón… sobre el corazón

post-486-estas-14-feministas-tienen-algo-quc3a9-decirte-sobre-el-amor

¿Cómo estáis? Yo muy, muy liado con el trabajo (estoy en Granada haciendo un catálogo) y deseando escribir este post que quería haber publicado el Día de los Enamorados pero que he tenido que guardar hasta hoy para hablaros de algunas cosas que aprendí sobre el amor en los 42 años que tengo y que, para mí, han sido esenciales para entender más de este sentimiento que lleva moviendo a la humanidad desde el principio de los tiempos y que, en la actualidad, veo de forma muy distinta a cuando, por ejemplo, era un adolescente y creía que el amor era eterno (y otras muchas pamplinas más).

 

al-amor-en-segovia

Pero no, el amor no solo no es eterno sino que requiere muchos mimos y muchos cuidados que, si no los damos, termina irremediablemente acabándose más pronto que tarde (es dándolos y tampoco hay garantía de nada…). Y más:

  1. No debemos confundir pasión con amor. La pasión es una atracción irrefrenable hacia alguien que no va en paralelo con que esa persona te quiera. La pasión tiene que ver con el deseo sexual, sobre todo, el amor va más en relación con cómo sea una persona y cuánto la admiremos y qué puntos tengamos en común y cómo nos cuide (por eso la canción de “La bella y la bestia” decía aquello de que “el amor está en el corazón).
  2. El amor no exige nada. Es generosidad. No pide nada a cambio. Si tenemos respecto a alguien un objetivo (como el que nos acompañe “para siempre”, que suele ser el más frecuente, para no sentirnos solos) eso, con independencia de que funcione o no, no es amor.
  3. Tenemos el derecho (y el deber) a elegir a quién amamos. No cualquiera nos merece ni debemos vendernos asi como así. Si escogemos nuestra vivienda conforme a unas necesitas y un criterio, ¿cómo no vamos a hacer lo mismo con la persona que queremos tener a nuestro lado?
  4. Que haya amor no significa esa relación pueda ser. Hay amores que, por las circunstancias que sean, no pueden ser. Y punto. No lo intentes porque el límite del amor y el odio es muy frágil y, de no saber gestionar nuestros sentimientos, podemos cruzarlo con un chasquido de dedos.
  5. Cuando hay amor no hay que convencer de nada, ni que comprar, ni que vender. No te pone en tensión, no te hace mal. El amor es fácil.

Corazones-Enamorados

 

Solemos reducir el amor al amor de pareja, y ésta es la conclusión final. Pero el amor también está en lo que sentimos por nuestros amigos, por los animales, por la Naturaleza. No te autodestruyas pensando que eres un fracasado si no estás con novia/a ni te dejes condicionar por nada ni nadie en este sentido. Ama sin buscar metas y, lo primero de todo, ámate a ti mismo. Es el único camino para que amar más que una carga sea un regalo. ¡Suerte!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *