Para la gripe (y mucho más), aceite de orégano

que-es-aceite-de-oregano

No hace falta que os diga que hay una epidemia de gripe. No llueve y eso –unido a las frías temperaturas de esta época- es un problema para virus como éste que, poco a poco, se está cebando con más de media población. Un horror, vamos. Raro es que alguien no me diga que ha caído víctima de fiebre, mucosidad, resfriado y malestar general. Las farmacias están “haciendo su agosto” con los antigripales, vitaminas, jalea real, etcétera, etcétera. Y yo, aunque no me ha pillado de lleno, sí que he estado un par de días bastante fastidiado.

Menos mal que, en todo esto, coincidí con Vicky Larraz, la que fuera cantante de Olé Olé (que ha vuelto con un disco de duetos de los éxitos del grupo titulado “Sin control”), que me habló sobre un producto “milagroso” que se llama aceite de orégano y que, por lo visto, es bastante conocido en América, donde ella ha pasado muchos años y donde son bastante amantes de la medicina natural.

orégano8

El caso es que fui a la farmacia, en la que Paco, mi farmacéutico de cabecera, tampoco lo conocía, y lo pedí y, desde hace unos días me lo estoy tomando notando, sobre todo, que las vías respiratorias se me han despejado bastante y que no tengo destemplanza ninguna. Pero ya puestos he investigado y he descubierto que este producto, un gran antibiótico natural, tiene un montón de aplicaciones que van desde la eliminación de hongos a el alivio de la tos (que también se me ha quitado), pasando por la mejora de las infecciones de la piel (directamente sobre ella o diluido en agua o zumo y tomado vía oral), la desaparición de los microbios o el combate que hace contra el envejecimiento, que se detiene debido a su efecto antioxidante. Además tiene acción inflamatoria y calma los dolores por su efecto analgésico, por lo que es muy útil para torceduras, lumbalgias, artritis o dolor de muelas.

En definitiva, según algunos estudios universitarios, su función purificadora es muy grande, algo que ya descubrieron los antiguos griegos (que decían que el orégano era una especia creada por la diosa Afrodita) y sus ventajas se amplían a otros beneficios como el aumento de la flexibilidad muscular, la halitosis (mal aliento) e incluso la prevención del cáncer (y, en concreto, el de cólon).

Ya veis que, a pesar de todo lo avanzamos que estamos, aún quedan muchos secretos de la Naturaleza por descubrir y eso hace que la vida siga resultando apasionante porque, al menos para mí, todo lo que sea aprender, es una motivación. Y si encima sirve para estar bien, ¡mucho mejor!

aceite-esencial-oregano

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *