La comba: fácil, beneficiosa y completa

Llevo saltando la comba hace un año por lo menos. Estuve una temporada y lo tuve que dejar porque se me abrió la planta del pie y la verdad es que me dolía bastante con lo que opté por esperar hasta que, con la ayuda de mi osteópata, fui poco a poco solucionando esa lesión. Sin embargo tenía en mente recuperarla porque desde que la incorporé a mi rutina deportiva lo noté muchísimo. De hecho, los resultados físicos con la comba son mucho más rápidos que con otras prácticas con lo que, a nivel aeróbico, es bastante recomendable.

comba-saltar-gimnasia-boxeo-275-m-cuerda-salto-_57

Sea como sea hoy me gustaría profundizar un poquito en el que para algunos es uno de los ejercicios más completos nunca inventados. Gracias a ella trabajamos muchos músculos a la vez y realizamos una alta quema de calorías tan grande que, incluso horas después de dejarla, nuestro organismo continúa quitando los excesos de “chicha” que nos sobran. Además es una técnica que precisa resistencia y aguanta, con lo que necesitamos ser fuertes mentalmente. Nos pone el corazón a tope, es fácil de transportar, ligera, barata y nos resulta muy familiar porque todos de pequeños hemos hecho éste que es un movimiento muy básico y que precisa de mucha exigencia a nivel coordinativo, ayudándonos a recuperar ciertos patrones de ritmo que se pierden con el paso de los años.

portada-saltar-cuerda

Claro que, como todo, la comba tiene algunos pequeños inconvenientes como el suponer, igual que el “footing”, un fuerte impacto para nuestras articulaciones pues cada vez que damos un salto topamos con el suelo lo que, a largo plazo, puede hacer daño en rodillas o caderas (en este sentido usar unas zapatillas con una buena amortiguación que nos proteja). De igual forma, saltando la comba no hipertrofiaremos muscularmente, esto es, no desarrollaremos los músculos, que precisan de un entrenamiento anaeróbico puro y duro.

Las sesiones deben ser muy breves y lo recomendable sería realizar tres o cuatro días a las semana de cinco a diez series con un máximo de un minuto de duración y descansando 30 segundos entre cada una de ellas para retomar el aire. Es un estímulo con el que, repito, veréis avances espectaculares en breve pero que, si incide en la aparición de cualquier dolor, hemos de dejar INMEDIATAMENTE. No forcéis la maquinaria porque eso tarde o temprano termina por pasar factura y aquí se trata de disfrutar dentro de un sufrimiento moderado.

29 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *