El crossfit es duro… muy duro…

gabriel-grobben-crossfit-01

Hace un tiempo que empecé a escuchar sobre el crossfit y me empecé a interesar por él sobre todo porque decían que te transformaba el físico radicalmente y en un tiempo récord. Vi varios perfiles en Instagram que comentaban sobre este tipo de rutina, leí sobre unos espacios que se llaman “Box” donde se imparten clases de esto y hablé con Álvaro, mi entrenador personal, para que él me orientara sobre la cuestión y, al menos algunos días, me pusiera un recorrido que fuera en esa misma línea. Dicho… ¡y hecho!

Ahora, ¡no os imagináis, si no lo habéis probado, esto del crossfit cómo es! Duro no, ¡durísimo! 45-50 minutos de intensidad máxima con una serie de ejercicios que entrenan todo el cuerpo y que lo llevan hasta el límite, muscular y psíquicamente también. Eso sí, en una semana lo he notado muchísimo y he visto que me he secado de forma sorprendente y que, aunque estoy hecho “leña”, cada vez me cuesta menos cumplir con cada paso “a rajatabla”.

Antes de eso, ¿qué es el crossfit? Para entendernos es más o menos como lo que hacen los militares en las películas americanas que saltan, corren, cogen peso, hacen abdominales, flexiones…  dejándose la piel y el resuello y sudando lo más grande. Todo eso con un orden que hace que desde fuera parezca bastante más sencillo de lo que es desde dentro pero que está lleno de ventajas pues da resistencia cardiovascular, energética, fuerza, flexibilidad, potencia, coordinación, velocidad, agilidad, equilibrio y precisión.

slider3

Cierto que exige mucha implicación, sobre todo en la parte más metabólica, y que puedes acabar hasta más cansado que en un entreno exigente de carrera pero lo que está claro es que no es un día perdido y que vas avanzando en lo que a forma física se refiere. Además, la técnica a la hora de ejecutar los ejercicios mejora bastante y vas a adquirir una nueva dimensión en prácticas como las sentadillas (si crees haber conocido lo que es el dolor, prepárate a probar esto).

En mi caso empiezo con cinco minutos de cinta, dos de comba tras los que paro y cuatro de comba para terminar de calentar. Ahí llegan las cuatro series con doce repeticiones cada una para pasar a dos minutos de comba, pausa y cuatro últimos de comba.

Os dejo esta información para que os vayáis haciendo una idea y haciéndoos el cuerpo y dentro de unos días os explico con más detenimiento cómo es cada paso, ¿vale? ¡Y sin miedo que el triunfo es para los valientes!

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *