L-Carnitina… ¿”Quemagrasas” o “efecto Placebo”?

140266944

Como sabéis, a la hora de entrenar –y más allá de los batidos de proteínas-, hay un montón de suplementos que los entrenadores recomiendan y que, si se puede, no está mal que tengamos en cuenta. El otro día, por ejemplo, os hablaba del colágeno pero la verdad es que el listado es interminable (en mi libro, “¡Hombres sin complejos!”, tenéis una parte de un capítulo dedicada solo y exclusivamente a diferentes opciones que van desde la creatina a vitaminas pasando por otros productos como el tribulum o la glutamina).

Hoy quiero centrarme un ratito en la L-Carnitina, molécula a partir de la que nuestro cuerpo puede quemar grasas y generar energía, transportando los ácidos grasos que llegan desde los tejidos adiposos hasta la mitocondria celular. Útil en nuestra rutina deportiva, aumenta la capacidad de recuperación, disminuye la destrucción de masa muscular con dietas incorrectas y con determinados ejercicios de musculación y acelera el metabolismo aeróbico de los hidratos de carbono pero, y esto es muy importante, para que haga los efectos de los que os hablo (y tampoco, como ahora os aclararé es seguro) es IMPRESCINDIBLE la actividad física pues sin ella NO SIRVE PARA NADA.

La-L-Carnitina

Por tanto, debemos tomar L-Carnitina como complemento a un ejercicio aeróbico de intensidad moderada y con el que estemos al menos 40 minutos (no penséis en caminar porque el gasto calórico de dar un paseo no es suficiente para que el metabolismo movilice los lípidos almacenados). ¿Dosis? Se recomienda entre 1000 y 2000 mg (1500 mg es perfecto) puesto que, aunque tomemos más, eso NO GARANTIZA mayor efectividad. ¿Cuándo se toma? Media hora antes de lo que tengamos pensado hacer. Es más, según algunos estudios, el efecto de la L-Carnitina es solo placebo, con lo que la estimulación sería más bien cerebral al pensar que está sirviendo para más de lo que en realidad sirve.

¿Más? Cuidado con las sustancias que combinan la L-Carnitina con plantas estimulantes y/o cafeína porque, mientras que la primera no estimula el Sistema Nervioso Central, los segundos sí que pueden generar taquicardias, excitación y nerviosismo. ¡Ah! Y los efectos se supone que se empiezan a ver a los seis meses de tomarla A DIARIO con lo que, como podéis imaginar, no se trata de una inversión nada barata.

Yo la estuve tomando y la dejé porque, sinceramente, no me quedaba clara su utilidad. Ya en esto cada uno, como es normal, puede hacer lo que quiera pero, y es solo una reflexión final, ¿para qué gastarnos un pastizal en algo que, con una buena dieta, tenemos garantizado?

bodyraise_liquid-l-carnitine-lemon-20-vials_1

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *