Las mil excusas falsas ante la dieta

alimentos-frescos

Bueno, hoy vengo guerrillero porque estoy un poco cansado, o bastante, de escuchar a todo el mundo decirme que estoy muy bien, preguntarme cuál es la dieta que sigo y, a la hora de plantearle una rutina alimentaria, responderme con aquello de “a mí, por mi trabajo, me resulta imposible seguir una disciplina” o “es que tú tienes mucho tiempo para podértelo dedicar”. O, más allá, los que cambian como les viene en gana lo que deben comer por otras cosas con las que, según ellos, no pasa nada pero que, si se informaran, son menos sanas de lo que se piensan.

Vamos a ver: si queremos tener resultados, hay que “apretarse los machos” y eso pasa por, de raíz, concienciarnos que hay una serie de costumbres en la mesa que no son beneficiosas, a saber, fritos, grasas, harinas y azúcar (hidratos rápidos, en general). Si quitamos todo eso, para empezar, ya habremos ganado mucho en nuestro camino hacia un buen físico.

Luego está el tema de las cinco comidas (ahora parece que hay una tendencia que vuelve a las tres). ¡No pongáis más la excusa de que no podéis pararos cuando estáis trabajando porque nadie se cree que no tengáis cinco minutos para, por ejemplo en las comidas intermedias, pararos a tomaros una manzana, un yogur, un sándwich o un batido proteico! ¡No cuela! Como tampoco cuela el que no podáis organizaros el día siguiente para, si no vais a almorzar a casa, llevaros vuestro almuerzo para el mediodía aunque sea en “tuppers”. Diferente es que sea más cómodo acercaros al primer bar que os pille cerca y, de camino, poneros “tibios”…

G2J_BAYER_2_tupper-diabeticos

 

Y hablando de bares. Ahora que en verano se sale más, y se alterna más, ¡no vendáis más la historia de que todo lo que sea comer fuera es hincharos y no comer sano! ¡Incierto! Nada como preparar la comida en casa, eso es verdad pero… ¿no hay pechugas de pollo a la plancha con ensalada en todos lados? ¿No preparan parrillada de verduras? ¿Pescados al horno? Sabiendo que la gente se cuida mucho más, raro es el restaurante que no tiene ya en su menú algo saludable para quienes no quieren excederse. Es más, anoche mismo estuve cenando en “Bilio´s”, que me encanta, y me tomé un “Plato mediterráneo” que son tres pechugas grandecitas de pollo a la plancha y una superensalada de lechuga, tomate, atún y huevo duro con la que cumples más que de sobra manteniendo a raya las calorías.

 

2

Que en vacaciones queremos relajarnos, vaaalee… Que no nos importa coger algún kilillo porque para eso nos machacamos el resto del año, bueeeno… Lo que pasa es que todo lo que no nos conviene está tan bueno, ¿verdad? Al final, recordad siempre: todo está en la cabeza. Por muchas tentaciones que nos rodeen, si sabemos ser fuertes, ¡nadie podrá con nosotros!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *