Glúteos trabajados, glúteos soñados

Hombres-con-gran-trasero-12

¡Hola! Llevo mucho queriendo sentarme a escribir sobre los glúteos, que parece que es algo exclusivo de las mujeres pero que a los hombres también nos preocupa (aunque no se hable tanto de ello). Escuchamos sobre Jennifer López, y su culete asegurado, sobre Beyoncé, etcétera, etcétera pero poco acerca de nuestro trasero sobre el que me gustaría dar, lo primero de todo, algunas notas informativas avisando de que, aunque hay casos más difíciles, TODOS son MEJORABLES. Por eso, los que no tenéis culo, los que tenéis poco, los que tenéis demasiado y los que lo tenéis justo en su sitio, prestad atención porque, aunque necesitaré varios post para tratar la cuestión completa,… ¡ahí voy!

Hombres-con-gran-trasero-3

Sabed que los glúteos se componen de tres músculos (mayor, menor y mediano). El mayor eleva y sostiene la pelvis al tiempo que actúa como extensor y rotatorio del fémur; el mediano realiza funciones de abductor y rotatorio del fémur y el menor se orienta como abductor y rotatorio del muslo. Su mayor atractivo pasa por la forma redondeada y, a la vez, firme y, aunque son músculo, también se componen de tejido graso, que es lo que le da ese aspecto curvo. Por eso son recomendables los ejercicios de musculación mezclados con los aeróbicos que remuevan ese tejido y, cómo no, la aplicación de cremas que cuiden la piel y la hidraten. Es el mayor grupo muscular del cuerpo con lo que entrenándolo quemamos muchas calorías y para ejercitarlo existen muchas posibilidades que vamos a comenzar por la más sencilla (otro día, si os parece, os cuento más).

  1. Elevación de cadera. Puedes hacerlo en cualquier parte y lo recomendable son 20 segundos por cada 20 minutos que estemos sentados. Acuéstate boca arriba con las rodillas dobladas en ángulos de 90º. Los pies en el suelo a la altura de las caderas y la espalda baja plana contra el suelo (para ello inclina la pelvis hacia atrás y activa los abdominales). Empuja con los pies y, sin despegar la espalda baja del suelo, eleva las caderas todo lo que puedas. Aguanta un par de segundos y vuelve a la posición original.

Elevacion-de-Cadera

En cuanto a los citados aeróbicos tenéis como opciones desde la máquina de step (o una clase) a algo tan asequible como subir y bajar escaleras o correr (con intensidad moderada).

Hace unos años, durante una etapa de delgadez máxima que tuve, perdí el culo. Tal cual. Plano, plano. Luego recuperé peso y masa muscular y con mucho, mucho esfuerzo y mucho patinaje (es mi aeróbico preferido) hoy día presumo de él. Es de lo más sacrificado pero, cuando me doy la vuelta y me miro en el espejo, pienso… ¡guau! Así que no lo pienses… ¡Anímate porque es posible!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *