Calmar la ansiedad nocturna

¡Hola a todos! Llevo unos días de entrenamiento muy duro  (ya os explicaré nuevas formas de hacer la rutina) y no he podido ponerme a escribir un ratito pero hoy, viendo en Instagram la cena de una amiga (solo piña), me he decidido a contaros un secretillo para que por la noche, cuando más ansiedad se pasa (se viene de todo el día cansado y, cuando uno se sienta a ver la tele, le entran unas ganas tremendas de comer –sobre todo, dulce-), tengáis algo que os sacie y que no suponga un desastre calórico.
Así, si cogéis el equivalente a seis o siete claras de huevo (de ésas que venden en brik), edulcorante, una cucharada de cacao desgrasado (sustituible por aroma de vainilla o canela) y un par de cucharadas de queso quark sin grasa, podéis prepararos un delicioso flan de proteínas que, después de batir y poner en un molde adecuado, en unos minutos estará listo en el microondas. A mí personalmente me gusta ir mirando cómo va cuajando para no llegar hasta el final porque prefiero la textura un poco más húmeda que tan seca aunque, en realidad, esto ya depende de cada uno (también podéis dejarlo que se haga del todo y humedecerlo con un poco de leche).
Lo cierto es que, con esta sencilla receta, evitáis el azúcar, el chocolate, los pasteles, los helados, las galletas y demás golosinas que son tan propias de ese momento de relax nocturno tan peligroso para ganar peso. Es más, si nos acostumbráramos a hacer unas cenas frugales, nuestro descanso sería mucho mejor, tendríamos menos pesadillas y nos despertaríamos con hambre (que es lo que hay que hacer, desayunar fuerte recién levantados para tener energía durante el día e ir gastando esos hidratos de más).
En fin, que el que no se consuela es porque no quiere porque, soluciones, hay para todos los problemas…

image

12 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *