Cerca de los sabios, lejos de los necios

libros-por-año

Hay un proverbio árabe que me fascina y que dice: “El hombre que sabe, y sabe lo que sabe, es un sabio… ¡síguelo! El hombre que no sabe, y sabe que no sabe, es simple… ¡enséñale! El hombre que sabe y no sabe que sabe, está dormido… ¡despiértalo! El hombre que no sabe, y no sabe que no sabe, es un necio… ¡huye de él!”. Ahí hay condensada toda una filosofía de vida que, si aplicáramos a cualquier ámbito (amistad, relaciones, trabajo…), nos ayudaría muchísimo y, sobre todo, nos daría muchas satisfacciones, por un lado, y nos quitaría infinidad de problemas, por otro.
Por aspirar, siempre he aspirado a la sabiduría, que no es conocerlo todo sino que más bien se reduce a analizar las situaciones actuando coherentemente conforme a lo que piense en ese momento y sin miedo a equivocarme y a rectificar. Por eso me encanta rodearme de personas que puedan enseñarme cosas y que me superen en lo que sea, para empaparme de sus conocimientos y así ser yo un poco mejor. Y por eso también tengo cierta intolerancia a la necedad (pero eso lo dejamos mejor para otro post).
Este año, por ejemplo, he vuelto a estudiar inglés, idioma que me apasiona y que intento no abandonar. Ya el hecho de regresar a una escuela, con compañeros a los que, en algún caso, casi doblo la edad, es toda una aventura pero es que, aunque algunos no lo entenderán jamás, los años son una cuestión mental y yo, cuando entro por las puertas de CLIC –que es el centro en Sevilla que he elegido, en la calle Albareda-, me siento uno más, sin hacer distingos en nada.

20150902_4430
Allí hablamos de la vida, de amor, de política, de viajes… y lo hacemos con la tutela de un chico encantador llamado Scott que, con una estrategia suave y mucho sentido del humor (que es como mejor se hace todo), nos va introduciendo en su lengua poco a poco. El ambiente es estupendo, la variedad de ofertas se ajusta a todos los bolsillos y a los deseos que uno tenga (tienen clases de italiano, de francés, de alemán…), y el enriquecimiento es más que beneficioso.
Porque cultivar el cuerpo es estupendo pero no hay músculo, por fuerte que sea, que pueda compararse a la fuerza de la mente, si nos hemos preocupado de cuidarla y la hemos hecho crecer…

bono-conversación-inglés1

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *