Malentendidos=Enemigos de las relaciones

the_weight_of_us_by_jadebeloved-d30n0im.png

Ya lo dice esa reflexión tan interesante de que “Entre lo que pienso, lo que quiero decir, lo que creo decir, lo que digo, lo que quieres oír, lo que oyes, lo que crees entender, lo que entiendes… existen nueve posibilidades de no entenderse”. Y yo, que lo he vivido –y lo vivo-, en muchas ocasiones, no solo lo refrendo sino que, sobre todo, invito a que probéis con el sano ejercicio de la empatía y la asertividad.
La empatía es ponerse en el lugar del otro y entender sus circunstancias y saber que el otro podrías ser tú y que, lo que a ti te gustaría encontrar en los demás, es lo que debes ofrecer (con independencia de que luego lo encuentres o no). La asertividad es plantear lo que tú piensas, conocer tus derechos y defenderlos pero respetando al resto (está en la mitad de la agresividad, que se presenta cuando no somos capaces de ser objetivos, y la pasividad, que es permitir que terceros decidan por nosotros). Un instrumento muy útil, ser asertivo, porque actuarás desde la autoconfianza en lugar de situarnos en la emocionalidad típica de ansiedad, culpa o rabia.

155abf7086006ccf055239c3075e481b
A partir de ahí, hay que tener en cuenta que NUNCA estamos en la cabeza de una persona y que, por tanto, algo que hayamos escuchado y que nos haya chocado, mejor aclararlo lo antes posible para evitar que la “bola” vaya creciendo y se convierta en algo imparable. A veces uno puede estar haciendo algo, o con la mente en otro lado, o agobiado por problemas, y responder algo que no debía pero también puede pasar que hayamos interpretado lo que no existía. Por eso, lo mejor es charlar, conversar porque, seguramente, descubriremos que las cosas suelen ser distintas a como las vemos (ya sabéis, aquello de las apariencias).
Además, si no nos ponemos manos a la obra, los malentendidos pueden cargarse relaciones y, poco a poco, minar un cariño que termina acabando en rencor y mal rollo si no se ha sabido gestionar. Por eso os animo, ahora que acaba de comenzar el año, a no disgustaros antes de tiempo y a no dejar que la imaginación vuele porque, la imaginación, es muy poderosa. Mejor pregunta y, después, con tranquilidad y reflexión, saca conclusiones.

índice

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *