Para Reyes Magos, “Operación Bikini”

La “Operación Bikini” no empieza después de Semana Santa… La “Operación Bikini” empieza… ¡ahora! Pero, para tener buen cuerpo, no siempre es necesario un gimnasio (de hecho, hay gente a la que no le gustan o no puede permitírselos). Solo hace falta voluntad y encontrar una actividad física que nos vaya en función de nuestros objetivos, nuestro tiempo y nuestras posibilidades, en general. Esto, unido a una dieta saludable… ¡obrará el milagro! A continuación te describo algunas opciones para que apuestes por la que más te guste y más te vaya…

Correr/Footing/Running

Es una costumbre muy anglosajona a la que nuestra mirada se ha acostumbrado gracias a tantas y tantas imágenes de películas en las que aparecen personajes con su chándal o ropa deportiva corriendo por parques. Hacer “footing” o “running” proporciona una condición física muy buena en la que los efectos son palpables a corto plazo. El tren inferior se pone en movimiento, la quema de calorías es grande y se favorece un tronco más delgado. Claro que, en el lado negativo de la balanza, sufrimos muchos impactos, castigando las rodillas y las articulaciones a marchas forzadas.

main-master-the-proper-running-form

Natación

Es de lo mejor que existe en cuanto al ejercicio se refiere. Da una excelente forma física, nos ayuda a coordinar la respiración y tonifica. Solo sería recomendable, si apostamos por ella como única alternativa, realizar un chequeo médico para valorar que todo está bien.

calentamiento_natacion
Remo

También es algo muy bueno y muy similar a lo que sucede con el “running”. Crea un gran tono muscular en el tren superior y nos proporciona el placer de marcarnos algún pequeño reto. Se considera un escalón mayor a la hora de trabajar los lumbares, el abdomen, los bíceps y los tríceps.

Remo-003
Bicicleta

Ya sabéis que hay dos tipos: la estática y la bicicleta en movimiento (con, a su vez, muchas distintas pensando en ciudad, montaña, paseo, grandes recorridos…). La primera tiene un gran inconveniente pues, al tenerla en nuestro entorno, el nivel de motivación, baja y se corre el peligro de abandonarla. La segunda, por el contrario, precisa de un oxígeno más puro que desemboca en una excelente forma física gracias al movimiento elíptico y a la ausencia de agresión articular.

Beneficios-de-andar-en-bicicleta-1

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *