“Me importa un bledo”

lo_que_el_viento_se_llevo_75_aniversario_610014586_1200x800

Hay una gran frase que ha quedado para la historia de la literatura y el cine y que, aunque aquí en España se tradujo por “Francamente, querida, eso no me importa”, en el escrito original, de Margaret Mitchell fue “Francamente, querida, me importa un bledo”. Claro que me refiero a la despedida que en “Lo que el viento se llevó” hace Rhett Buttler a Escarlata O´Hara cuando, cansado de sus caprichos, inseguridades e idioteces decide dejarla.

maxresdefault
Rhett, como señor maduro que es, sabe mucho más del amor que Escarlata. De hecho, él es el que sabe realmente de amor puesto que ella es una mujer caprichosa e inmadura que pasa toda su vida con una serie de ideas equivocadas en la cabeza que, de forma lógica, terminan volviéndose contra ella. Buttler, en cambio, está dispuesto a perdonarle todo eso con la esperanza de que, tarde o temprano, ella se dará cuenta de su error. Y sí, lo hace. Pero demasiado tarde y con consecuencias irremediables.
Yo pienso que, si Escarlata viviera hoy día, sería una de estas personas que, enganchadas a Facebook, buscan al “hombre de su vida” fantaseando con todos esos que se mueven en las redes sociales y que, la mayoría de las veces, lo único que hacen es, como niños que son, jugar. En eso, mi amigo Paco lo tiene cada vez más claro y, aunque conoce a gente a través de su perfil, sabe no solo lo difícil que es dar con alguien que merezca la pena sino, sobre todo, que lo suyo no es ni perder el tiempo, ni perder ni una noche de sueño con alguien que, en el fondo, no sabe ni lo que quiere.
Si en lugar de pasar tantas horas pendientes de internet las invirtiéramos más en conocernos a nosotros mismos y en conocer a los seres humanos reales que nos rodean posiblemente evitaríamos tantos desengaños (y tantos engaños) como hay por ahí. Yo, como ha hecho Paco en su vida, me subo al carro del “Me importa un bledo”. Prefiero ser un Rhett Buttler con los pies en la tierra que una de esas Escarlatas que, más allá de su belleza y juventud, aportan tan poco. En una relación son dos los que se tienen que implicar para que salga adelante y, si no es así, mejor poner distancia.

gone-with-the-wind

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *