Objetivo: comer saludable

alimentacion-saludable

Cualquier cosa de la que hagamos una obsesión es insano y, tarde o temprano, termina desembocando en consecuencias negativas. Con la alimentación pasa lo mismo y, en realidad, de lo que se trata es de comer saludable. Luego, si tenemos como objetivo crecer muscularmente, está claro que tendremos que ajustar bastante la dieta pero tampoco es necesario ser tan estrictos para presumir de buen cuerpo. Al final, con una buena rutina de entrenamientos y/o alguna actividad física –y una ingesta adecuada de alimentos-, podemos estar bien sin machacarnos.
Sabiendo que los fritos y las grasas no son nada recomendables –y que, mientras menos estén presentes en nuestras comidas, mejor-, yo opto, a mediodía, por platos que tengan proteínas, verduras y carbohidratos, pudiendo ser 200, 100 y 100 gramos cantidades convenientes que nos dejen satisfechos, por un lado, y que no nos hagan engordar, por otro. Una pechuga o unos filetes de pollo, unas chuletas o filetes de pavo, pescados como el salmón o el atún o una tortilla de claras con dos huevos enteros, atún y queso fresco serían, sobre todo a la plancha, varias opciones proteicas ideales. Coliflor, brócoli o guisantes vendrían bien en el capítulo de las verduras y quiona o arroz en el de hidratos.
En cuanto a la cena, podríamos hacer algo parecido al almuerzo pero eliminando los carbohidratos ya que, antes de dormir, son más costosos de asimilar puesto que la energía corporal que utilizamos es menor. Eso no significa que, en algún momento (y ahora que se aproximan fiestas es normal), por compromisos o porque surja, no podamos saltarnos el planteamiento anterior puesto que, como sabéis, hay una frase bíblica que afirma que “el hombre está hecho para la ley y no al revés”.
Para aliñar las carnes y los pescados tenemos desde ajito con perejil hasta el curry u otras especias de gran sabor que evitan que nos aburramos demasiado con nuestras recetas. En las bebidas, éstas mejor si son sin gas y con edulcorante (vamos, directamente lo más sano es el agua pero entiendo que da pereza) y, como postres, optemos por té o café con leche, recordando siempre que el azúcar es una de las grandes enemigas de nuestra salud (lo que no quita que terminemos cayendo en alguna dulce pero moderada tentación).

Comer-sano-es-un-compromiso-con-tu-salud-y-tu-cuerpo...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *