Melatonina, la aliada del sueño

el-insomnio-letal-familiar-desemboca-en-la-muerte-del-paciente-istock

No es ningún secreto que conforme vamos cumpliendo años solemos dormir menos. Raro es el adulto que no padece problemas de insomnio o que, en general, necesita menos horas para descansar durante la noche. En principio esto, bien conducido, no tiene por qué ser ningún problema. Lo malo es que, en lugar de aprovechar para leer, meditar o, por ejemplo, ver algo en la tele o escuchar la radio, nos ponemos nerviosos y empezamos a dar vueltas en la cama con el consiguiente desgaste cuando llega el amanecer.

Young woman cannot sleep

Muchas son las opciones que existen para combatir esta desagradable situación pero, sin tener en cuenta las químicas –que ni contemplo-, puedo citaros las que ya sabréis: tila, melisa, pasiflora, valeriana… Infusiones que, mezcladas entre sí o solas, favorecen el relax del organismo y que no están mal como primer intento para evitar estar en vela.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte se ha puesto muy de moda la melatonina, que yo conocí gracias a Álvaro, mi entrenador, y que, desde que la probé, me tomo sin falta casi todas las noches. Y es que, a partir de los 30 años, el cuerpo deja de generar de manera bastante abrupta esta hormona presente en el cerebro y que incide directamente en la disminución de la oxidación con lo que, en el momento que nos falta, aumenta la probabilidad de insomnio y de depresión. Todo lo contrario, con su presencia estamos ralentizando el envejecimiento y favoreciendo que los ciclos del sueño vuelvan a la normalidad con lo que, ¿quién puede resistirse a sus beneficios?

Presente en alimentos como el arroz, la cebada, el maíz, las uvas y el vino, a nivel farmaceútico/parafarmaceútico hay pastillas de un gramo y otras para casos más rebeldes con dos y, según he visto, algunas marcas ya las están combinando con otros productos naturales con intención de encontrar la que a cada uno nos venga mejor. Lo importante es ser conscientes de que hay solución para esa inquietud nocturna que, gracias a la melatonina, puede transformarse en paz.

cerebro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *