Cinco errores básicos al entrenar

Errores-en-El-Gimnasio

Hoy estaba en el gimnasio observando a un chico que estaba haciendo tríceps y que, por cómo estaba tirando de las pesas, no solo sufría él sino que me estaba haciendo sufrir a mí. Y de pronto he pensado (acordándome de mí mismo cuando los cometía) en cinco grandes errores que podríamos evitar cuando hacemos ejercicio y de los que, en general, no suelen advertirnos. A saber…

1. No podemos ir al gimnasio TODOS LOS DÍAS. No es bueno y puede provocar precisamente el efecto contrario al buscado puesto que agotamos los músculos y, en lugar de favorecer su crecimiento, los condenamos a quedarse tal cual (o incluso a menguar). De tres a cinco días sería lo ideal, ya en función de lo que realmente busquemos con nuestro físico. Y ojo, IMPORTANTE, si un día no nos apetece… ¡NO SE VA! Hay que saber escuchar al cuerpo y evitar obsesiones…

2. Levantar MÁS PESO no significa crear MÁS MÚSCULO. Este chico al que me refería antes tenía más probabilidades de hacerse daño que de otra cosa. Todo debe ser PROGRESIVO y, aunque nuestro objetivo requiera un esfuerzo y no podamos acomodarnos, ir por encima de nuestras posibilidades no es un buen lema. Cuidado con las lesiones en este sentido que están al acecho…

3. CALENTAR y ESTIRAR es OBLIGATORIO. Antes de comenzar nuestra rutina debemos hacer elíptica o bicicleta o correr diez o quince minutos para que las articulaciones, los músculos, el organismo se active. ¡Ah! Y el primer grupo muscular que hagamos, que sea una serie con muy poco peso, también para calentar. Luego, al final, no olvidad los estiramientos porque, gran parte de las contracturas, nacen de no hacerlos. Cinco-diez minutos estirando… ¡y listo!

4. Entre serie y serie de lo que nos toque hay que descansar lo JUSTO, no prolongando demasiado el tiempo en volver a comenzar porque podemos enfriarnos demasiado y hasta provocar una rotura muscular. Por otro lado, si no congestionamos el músculo en su momento (ya os explicaré qué es eso de “congestionar”), de nada valen los esfuerzos que estamos haciendo. Por eso… ¡DESCONECTAD MÓVILES y NO PARAROS DEMASIADO A HABLAR!

5. ¡Cuidado con los grupos musculares que trabajamos! ¡NI MEZCLÉIS, NI DEJÉIS SIN TOCAR TODOS! Muchos se empeñan en desarrollar el torso y quedarse con piernas “de canario” que no dan una imagen armoniosa. Otros se olvidan de los glúteos, otros no hacen nunca hombros… En fin, ¡un ORDEN!

Resumiendo. Una buena estrategia, bien ejecutada, no falla… Lo que pasa es que, cuesta tanto ser obediente, ¿verdad?

ejercicios-de-estiramiento

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *