Una rutina que merece la pena

Young, male lifting dumbbell

Hay varias preguntas que siempre me hace todo el mundo en relación al gimnasio. Una de ellas es cuántas veces voy y, la otra, cómo organizo el entrenamiento cuando estoy en él. Así que hoy me dispongo a contestar a las dos teniendo en cuenta, eso siempre, que todo esto variará en función de la persona y de los objetivos que cada uno tenga.
Pero bueno, en relación a las VECES os diré que tengo dos opciones que alterno durante el año y que dependen de si paso una etapa de más relax o estoy endureciendo: una, CUATRO veces en semana (tres de pesas y una de cardio) y otra, SEIS veces (repitiendo por doble los grupos musculares).

grupos-musculares

En cuanto a la gran incógnita de lo que uno puede hacer una vez metido en faena, lo ideal es empezar nuestro tiempo de gimnasio con un calentamiento de unos diez-quince minutos en la elíptica, en la bicicleta o corriendo. De esta forma conseguimos que los músculos se calienten y no entrar en frío con las pesas. A continuación empezaremos con la musculatura que, en principio, podemos organizar así: pecho, espalda y abdominales (un día), tríceps, bíceps, hombros y lumbares (otro día), y piernas, glúteos y abdominales (el último). Claro que, cada zona muscular la trabajaremos por doble o triple para lograr que el aspecto sea armónico (por ejemplo, el pecho tiene zona alta y zona baja o, los hombros, zona superior, trasera y lateral).

Por último vendrían otros diez-quince minutos de cardio, de nuevo, y, muy importante, el estiramiento final para que evitemos lesiones, músculos montados, contracturas, etc. En mi caso, como lo de los estiramientos me da pereza, sustituyo esta parte por media hora de NATACIÓN, que es estupenda para la espalda y, en general, para la tonificación corporal.

Es una rutina que, al principio, puede ser difícil de asimilar pero que, cuando la conviertes en parte de tu vida, es muy satisfactoria (sobre todo cuando vas viendo que, sin prisa, llegan los resultados). Solo unas advertencias antes de terminar: NO OS OBSESIONÉIS (se logra menos), HAY QUE DESCANSAR (si no, agotaremos la masa muscular) y NO REPITÁIS EL MISMO ENTRENAMIENTO DOS DÍAS SEGUIDOS (por lo mismo, los músculos no se recuperarían).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *