Kit de belleza vacacional

Ahora que la mayoría de los españoles están despidiéndose de sus vacaciones –o se han incorporado ya hace tiempo a su trabajo-, me ha tocado a mí alejarme de todos y de todo para algo que necesitaba tanto como reflexionar sobre mí, mi vida y la gente que forma parte de ella. Porque el día 1 de septiembre es mi cumpleaños y, al empezar a caminar hacia otra década, he decidido que debo hacerlo con pasos firmes y rectificando todo aquello en lo que, últimamente sobre todo, he fallado… y he acertado también.
Así que he cogido la maleta y me he plantado, como os contaba el otro día, en la sierra de Aracena. Lo de la ropa lo he tenido fácil porque aquí estoy medio asalvajado y no salgo del bañador para estar en casa y de la camiseta de tirantes con pantalón de deporte y botines para salir a pasear. Tampoco hace falta más…
Pero a la hora de hacer el neceser siempre me surgen muchas dudas que suelo resolver como estoy resolviendo todo cada vez más: con sencillez y practicidad. Por eso no me falta un gel y un champú buenos (me he traído los que me regalaron en el Hotel Healthouse Las Dunas, que son una pasada y naturales), un desodorante agradable (que, en mi caso, suele ser Dove o alguno similar, con tacto cremoso), una colonia fresquita de baño y un perfume que me gusta tanto como “Romance” de Ralph Laurent, sobre el que me dijeron que está descatalogado y que yo guardo como oro en paño simplemente para cuando me apetece acostarme con una fragancia que enamore a la luna (soy romántico, ¿eh?).
Otro imprescindible para mí es el corrector de ojeras que, muy discretamente, utilizo para borrar el posible cansancio en la mirada (ahora inexistente porque estoy durmiendo como un irón). ¿Más? Crema hidratante para la mañana, una crema especial para la noche –las dos también del Healthouse-, una hidratante-reafirmante para el cuerpo con fragancia de limón y, esencial, cepillo y pasta de dientes. ¡Nadie puede resistirse a una sonrisa bonita en una boca limpia y que huela bien!
¡Ah! No puedo olvido es la loción Minoxidil, que me acompaña desde hace años y de la que, para quienes tenéis problema de caída de cabello, en otro “post” os explicaré largo y tendido (es lo mejor y más efectivo).
Claro que, si a todos esos mimos para nuestra piel, cuerpo y cabello, unimos la serenidad que se respira en este rinconcito, el cielo más estrellado que he visto nunca, la renovación es un hecho. En la distancia del tiempo y el espacio, uno sabe diferenciar qué es lo importante… y qué no.

IMG_20150821_135405[1]

14 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *