Huir no es la solución

IMG_0521Nos pasamos la vida huyendo. Huimos del paso del tiempo, de las personas y situaciones que no entendemos o que no controlamos, de las cosas que suponen un esfuerzo… Y, sobre todo, huimos de las cosas auténticas como la verdad o el amor. Presos del miedo perdemos muchas oportunidades que se nos presentan en el camino sin medir consecuencias que, aunque no lo creamos, siempre terminamos pagando.

De parte de todo eso trata la película “El secreto de Adaline” que ayer estuve viendo en el cine y donde la protagonista se enfrenta a algo tan aparentemente atractivo como el no envejecer. Así que, si queréis saber cuáles son las claves de la eternidad, aquí las tenéis con un elenco maravilloso, un vestuario fantástico y, lo mejor, un mensaje que hace pensar.

Para empezar porque no es agradable permanecer siempre joven mientras el entorno envejece y muere, convirtiéndote en un “fenómeno” que te hace estar escondiéndote de continuo (huyendo de la sociedad para que nadie sospeche nada). Y luego porque, ¿cómo enamorarte de nadie si ninguna relación tendrá futuro? Por eso Adaline opta por blindar su corazón y, presa de su propia autorepresión, subsistir sin emociones.

Actuamos por temores que, repito, tarde o temprano pasan factura. Y, aunque lo sepamos, volvemos a caer en el error de huir, sin saberlo, de nosotros mismos y de la felicidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *